Covid-19: Efectos colaterales

DE PARADOJAS Y UTOPÍAS
RAÚL NATHÁN PÉREZ

1).- ¿Cuáles fiestas?

La pandemia de Covid-19 nos ha pegado en varios flancos. Nos ha avasallado. Dolor y muerte; frustración y más pobreza. Ni siquiera en 2006 los despistados del Cártel 22 y adláteres de la APPO nos hicieron pasar un mes de julio tan triste, tan lamentable. Pese a la movilidad, las calles lucieron sobrias, desangeladas y por la noche, fantasmales. Antes eran todo bullicio. Y según las obtusas estrategias de la Federación, vamos viento en popa, pero el mal no se contiene. 

No hubo ni calendas, ni convites, ni desfile de delegaciones, menos “Mazapán”, el perro bailarín. Ni marmotas, “toritos”, bailes o danzas. Mucho menos bautizos y mayordomías, con las que ahora han llenado nuestra presentación folklórica, La Guelaguetza, para adormecer a los asistentes. Si el llamado Comité de Autenticidad era un conjunto de notables, ahora quedó como un membrete. Este año nos tuvimos que conformar con presentaciones virtuales, gracias a CORTV. Hasta a los mentores, eternos detractores de la fiesta de la burguesía, les pegó duro. Ni siquiera su Guelaguetza popular -con los millones que les da el gobierno para ello- pudieron celebrar.

2).- Ni protestas ni borlote

Acabó julio y las cuentas alegres también. Ni derrama económica, menos de ocupación hotelera o estancia promedio. Tampoco de la venta de boletos. Y hasta del Palco “C”, que siempre fue gratis para el populacho. Ni un peso para quienes venden sombreros, empanadas o barbacoa en las escaleras de “El Fortín”. Tampoco hubo protestas por si este lunes vino Ixtepec y no Juchitán o si vino Huajuapan de León y no Tlaxiaco.

O si la “Danza de la Pluma” de San Bartolo Coyotepec o Teotitlán del Valle; Zaachila o Cuilapan, asemejan más cuadrillas españolas o mazurca polaca, a un baile indígena. En fin, la pandemia pegó de lleno al sector turismo. Hay hoteles y restaurantes que ya no abrirán más. Tampoco habrá saldos “millonarios” de la “Feria del Mezcal”, negocio de unos cuantos proveedores ni de la Feria Artesanal, con colados del comercio en la vía pública. La última bocanada de aire para los prestadores de servicios fue el “puente largo” de principios de febrero. De ahí para adelante, nada.

3).- UABJO, año perdido

Hasta este momento, no se atisba por ningún lado la vuelta a la nueva normalidad. Un golpe demoledor golpeó con dureza a la comunidad estudiantil de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO). Justo cuando se inició el regreso a clases, comenzó el STEUABJO su movilización y huelga sin razón. Terminó 41 días después, cuando se declaró el receso sanitario. Lo anterior se dio cuando ya el Sindicato de Trabajadores Académicos (STAUO), alistaba su emplazamiento a huelga. La terquedad de los dirigentes del primero, llevaron a la UABJO a una situación límite. Al final, “la familia sindical” dobló las manos. La suspensión obligada por las autoridades de Salud, fue otro revés para la normalización de clases. Abonarle al atraso sistemático en la academia y a la de por sí convulsionada institución.

4).- Cártel 22: Al final se allanó

En marzo y, sin analizar la gravedad, luego de la disposición oficial de suspender actividades escolares por la contingencia del Covid-19, el Cártel 22 se paró de manos. Puso el grito en el cielo. Se rasgó el ropaje de la responsabilidad docente y se impuso el sacrosanto manto de la inmunidad. Consideró el adelanto de vacaciones, casi como un reto a “las estrategias para el desarrollo de los contenidos del PTEO”. Más adelante, calificó a la pandemia, al tenor del Mesías, como “una estrategia para el control geopolítico de los intereses en el sistema capitalista”.

Cuando la lumbre les llegó a los aparejos, los íconos del Cártel 22 entendieron que no era un juego. Algunos se resistieron a las clases virtuales. Los más, llevan cuatro meses de vacaciones. El regreso será sólo hasta que tengamos semáforo verde. La dirigencia se allanó. Pero no faltan los obtusos de siempre que dan de patadas, cuestionando las medidas oficiales, frustrados porque no “accionan” sus sobadas asambleas.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

— La pandemia no ha dado tregua en Oaxaca. Y el gremio periodístico no ha estado exento. Tenemos casos lamentables de decesos y otros de fortaleza, de quienes han salido adelante. En lo personal, hago votos porque nuestro amigo y compañero de gran estima, Narciso Reyes, quien sortea dicha enfermedad, la libre con éxito. 

Consulte nuestra página: www.oaxpress.info y www.facebook.com/oaxpress.oficial Twitter: @nathanoax

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *