Yaitepec-Juquila: Una lana y una sotana

DE PARADOJAS Y UTOPÍAS

RAÚL NATHÁN PÉREZ

1.- Una introducción obligada

La historia oaxaqueña por conflictos de tierra, está salpicada de sangre. Hay comunidades que han velado armas por un siglo o más. No son hechos aislados. Aunque su solución sea muchas veces en el entorno de la Federación, son temas estatales. Es una realidad que subyace en lo más profundo de la identidad comunitaria. Hace falta conocer la historia local para enterarse de esa lucha de odio y encono. Quien tiene el mando en Oaxaca debe hacerlo con plena conciencia de que existen más de 350 conflictos agrarios, al menos veinte latentes y violentos. Y no se resuelven con ficticios acuerdos de paz. Ni con un choque de manos o promesas oficiales. Laudos y litigios en el Tribunal Unitario Agrario (TUA) o en el Registro Agrario Nacional (RAN), los revientan en un tris. Al encono entre pueblos vecinos se han sumado los cultivos de marihuana y amapola. También participan grupos y organizaciones civiles y religiosas que alientan la violencia, además de grupos criminales, obviamente. Sus dirigentes se regodean en las mesas de diálogo o chantajeando al gobierno. Tienen intereses políticos… y económicos. Detrás de cada uno de dichos conflictos, sobre todo los más violentos, hay una mano que mece la cuna.

2.- Los que van y los que faltan

Un breve recuento de la estadística mortal por problemas agrarios, en estos dos años y cuatro meses del gobierno de Alejandro Murat, no es poca cosa. El 22 de abril de 2017, pobladores de San Pedro Mártir Quiechapa fueron emboscados por sus vecinos de Santiago Lachivía. Cinco muertos y ocho heridos. Un viejo diferendo agrario detrás. El 17 de julio de 2018, habitantes de San Lucas Ixcotepec emboscaron a sus vecinos de Santa María Ecatepec, con un saldo de 13 muertos. Fueron 11 hombres y dos mujeres sorprendidos aún con sus instrumentos de labranza cuando hacían tequio. La demanda de justicia ha sido constante. La Fiscalía General del Estado ha vinculado a proceso a dos presuntos autores. El 3 de marzo pasado se recrudeció el conflicto agrario entre San Juan Jaltepec, municipio de Santiago Yaveo con pobladores de Nuevo San Antonio, agencia de San Juan Lalana, con el saldo de tres muertos. Pero viejos conflictos sangrientos hay muchos: Yaxe-Chichicapan; Zaniza-Amoltepec; Teojomulco-Texmelucan; Teojomulco-Textitlán; Yosoñama-Mixtepec y decenas más.

3.- Yaitepec-Juquila: Recuento de daños

No se trata de un conflicto reciente. Ambas comunidades velan armas desde hace décadas o tal vez un siglo o más. El 3 de febrero, el problema se recrudeció. Pobladores de Yaitepec prendieron fuego a casetas de productos religiosos en “El Pedimento” y bloquearon la carretera hacia Juquila. La SEGEGO convocó a mesas de diálogo. Yaitepec reclama tierras y esa alcancía millonaria que es “El Pedimento”, pero no tiene títulos de propiedad. Miles de turistas que acuden al Santuario de la Virgen de Juquila se quedaron varados. Luego vendría el ficticio primer acuerdo de paz, que tuvo como testigo al gobernador Murat Hinojosa y como promotor a Anuar Mafud. Al día siguiente, Yaitepec reinició las hostilidades y reactivó el bloqueo. El 11 de marzo, el Comisariado de Bienes Comunales de Juquila anticipó la realización de una caravana para exigir solución al conflicto, entrampado por más de un mes. Sus paisanos retuvieron al Comisionado de la Policía Estatal, capitán José Sánchez Saldierna y Víctor Galicia, Jefe del Estado Mayor y en la tarde, Jonás González Ayuso, presunto asesor de Yaitepec, junto con uno de sus auxiliares, fueron ejecutados en Santa Cruz Xoxocotlán. De los jenízaros retenidos ni en cuenta. El gobierno estatal pidió mediación de la SEGOB.

4.- Manipulación y resentimiento

Además del diferendo agrario, salieron a relucir viejos agravios: la presunta discriminación de los juquileños a la etnia chatina de Yaitepec. En el ínterin, la Jueza Primera de Distrito, resolvió el juicio de amparo interpuesto por Juquila, para que el gobierno quitara el bloqueo. Como una llamada a misa. Murat insistió en agotar el diálogo. Y el jueves 14, al fin, en una mesa de diálogo en la SEGEGO, se logró llegar acuerdos. Pero, ¿quién o quiénes mecen la cuna de la violencia y la cerrazón? Sin duda alguna, la Iglesia estuvo moviendo sus alfiles para recuperar los millones de limosnas en “El Pedimento”. El eterno botín religioso. Aquí se dieron dos de los tres ejes de un conflicto: “una dama, una lana y una sotana”. Pero también, móviles políticos de actores que quieren llevar agua a su molino y le apuestan hoy, como siempre, al enfrentamiento entre los pueblos. Maestros y MORENA no fueron ajenos.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

Todo, todo apunta a que lenta pero inexorablemente, nos estamos encaminando a una dictadura imperfecta, atípica, maquillada. Las luces y señales hasta hoy, así lo confirman. Dios cuide a México ante tanta barrabasada, doble discurso y doble moral, que hemos visto en estos menos de cuatro meses de la 4T.

Consulte nuestra página:

www.oaxpress.info

www.facebook.com/oaxpress.oficial

Twitter: @nathanoax

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *