Universidad colapsada

Isidoro YESCAS

Frente al colapso financiero que ya tocó fondo en la UABJO habrá que insistir que  ya es hora de enfrentar el problema mediante un replanteamiento del viejo e infuncional modelo institucional caracterizado por la vocación patrimonialista, caciquil y  extractiva  del ejercicio del poder y la autoridad  para transitar hacia uno nuevo e inclusivo  en donde se comprometa  el respeto a la ley ,   la rendición de cuentas y un proyecto académico-administrativo  basado en resultados, todo sintetizado en una nueva  Ley Orgánica .

Los problemas financieros que hoy vive nuestra Universidad  se explican, en parte, por el cúmulo de prestaciones  laborales  concedidas  a los sindicatos de   académicos y trabajadores manuales y administrativos,  una nómina abultada y las más de las veces  fuera de control institucional y de las normas establecidas a nivel federal (aviadores)pero también , y en grado superlativo,  por la discrecionalidad y opacidad en el ejercicio de los subsidios federal y estatal y los ingresos propios, el desvío de estos  y la ausencia de contrapesos reales al poder casi omnímodo de sus rectores.

Si de verdad se busca rescatar a la Universidad  de Oaxaca de su crisis terminal, lo que estudiantes, académicos, trabajadores y autoridades deben hacer es cerrar filas no solamente para  evitar que sus problemas financieros   abran la puerta a conflictos laborales y políticos, y a un proceso de  desestabilización que pudiera alentar posturas golpistas, sino para trazar una ruta refundacional  que ponga por delante el respeto a la legalidad, la transparencia y rendición de cuentas, el cumplimiento de sus funciones sustantivas (docencia, investigación y difusión de la cultura) y el  consenso, dentro y fuera del campus universitario,  para dotar a nuestra Casa de Estudios de una nueva  Ley Orgánica.

El porrismo,  las elecciones amañadas o abierta  imposición  de directores a modo, el saqueo del patrimonio universitario en cada toma de escuela, facultad o de la misma rectoría ,  la venta de calificaciones y de nuevos ingresos, etc. representan claras expresiones de impunidad y de sistemáticas violaciones a la legalidad fomentadas muchas veces por la acción concertada o la complicidad de autoridades  con los grupos políticos que por décadas han tomado a la UABJO como espacio para el lucro personal y el reclutamiento de porros .

Asimismo, es necesario que el discurso del rector Eduardo Bautista  con la  transparencia y rendición de cuentas se traduzca en informes puntuales y públicos  de todo lo relacionado con el  destino y aplicación  de los recursos financieros  que ingresan y egresan tanto de la administración central como de sus facultades : nóminas de todo su personal; contratos de obra; ingresos por cobros de matrícula,donaciones, etc.

Sin embargo, un paso fundamental y decisivo para deslindar responsabilidades y dejar en claro quién o quienes  son los responsables directos –y beneficiarios, además- de la debacle financiera de la UABJO  es la práctica de auditorías externas  paralelas a las que hasta la fecha ha realizado la Auditoría Superior de la Federación y que, por cierto, aún no se ocupa de los dos primeros trimestres del 2016.

Pero para todo ello hará falta mucha entereza, compromiso institucional  y voluntad de cambio no solamente del rector en turno sino de todas las autoridades  universitarias; hará falta también un fuerte respaldo social y, para efectos de toma de decisiones,  del apoyo legal y político de  los gobiernos estatal y federal para que ante un escenario de rupturas y choques  con los clanes familiares y caciques sindicales que se resisten al cambio,  se les enfrente con la ley en la mano y con el convencimiento de que rescatar a la UABJO es también la oportunidad para ofrecerle una mejor educación superior a los oaxaqueños.

Twitter:@ YescasIsidoro

Octubre 20 del 2017.

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *