Transporte: El otro cártel

FacebookTwitterGoogle


RAÚL NATHÁN PÉREZ

1).- Besos, cachondeos y concesiones

Ninguna entidad del país tiene un transporte tan arcaico, anárquico y mafioso como Oaxaca. Controlado por sindicatos, organizaciones y verdaderos cárteles delictivos, camiones de volteo, trailers, góndolas, pipas, taxis y moto-taxis, son hoy en día un asunto serio de seguridad. Se han convertido en una epidemia; un mal de muchos y ganancia de pocos. Pero, ¿cómo se convirtió el transporte en un poder fáctico, cuyos capos asesinan, intimidan, humillan y se asumen dueños de vidas y milagros? Por la corrupción y la complicidad; la apatía y la falta de voluntad para aplicar la ley de parte del gobierno. Ni más ni menos. ¿Cuándo nos jodimos los oaxaqueños, ante esta caterva de delincuentes? Cuando las concesiones devinieron moneda de cambio y resorte del arreglo político. Justo en el momento en que se forjó en torno, un sistema de clientela electoral y de afinidades contingentes. La debacle inició con la creación de la Secretaría de Transporte (SETRAN). Los derechos del trabajador del volante se fueron a la basura e inició el tianguis de concesiones y permisos.

Empero, la podredumbre afloró en el gobierno de Ulises Ruiz. Dos ex funcionarios del régimen anterior: Horacio Sáinz y Eduardo Franco, pararon en Ixcotel. Fueron simples chivos expiatorios. Nada se resolvió. La corrupción ligada a las concesiones continuó. Igual que la podredumbre en su otorgamiento. Desapareció la SETRAN y nació la COTRAN. Un simple cambio de siglas. En el fondo eran una y la misma. Incapacitado el gobierno para detener el pirataje –que ya mostraba sus tentáculos perniciosos- dio un golpe letal a la gobernanza: creó el sistema de moto-taxis. La inseguridad se volvió una institución. Crecieron las extorsiones, el narcomenudeo, el cobro de derecho de piso, los asaltos y homicidios. Y la violencia ligada al transporte trajo su carga mortal. Organizaciones sociales como el Frente Popular “14 de junio” y sindicatos como la CTM, “Libertad” o la CNP, se asumieron los dueños absolutos. Enfrentamientos, homicidios, latrocinios, percances, disputa por las rutas, etc. Todo arropado por el manto de la impunidad y el temor cerval de las autoridades para actuar. El mejor exponente de esta podredumbre es Francisco Martínez Sánchez, a) “Pancho Mugre”.

2).- La cloaca se atascó

El estercolero creció durante el régimen de Gabino Cué. Quiso curarse en salud al meter en prisión a Gonzalo Ruiz Cerón, ex titular de la COTRAN. La venta nocturna de concesiones de los últimos días del régimen ulisista, le atormentaba. Ofreció ir contra los corruptos y poner orden en el transporte concesionado. Puso al frente de la dependencia al ex dirigente del PRD, Pedro Silva Salazar. Y como segunda de abordo a Fátima Mondragón, pieza clave de Benjamín Robles Montoya. El desgarriate siguió. Poco pudo hacer José Antonio Estefan Garfias, cuando relevó a Silva Salazar y se creó la Secretaría de Vialidad y Transporte (SEVITRA). Ya los sindicatos y organizaciones –más exigentes entre más violentas- tenían al gobierno de Cué boca abajo. Hasta el pulpo camionero de la capital se le paró de manos cuando no le autorizaron un incremento a la tarifa. No se diga la CTM, “Libertad”, CNP y otras organizaciones. Carlos Moreno Alcántara, último titular de SEVITRA, sólo administró –no reguló- el desgarriate. El flujo de concesiones siguió. Y los líderes se convirtieron en los caciques de horca y cuchillo. El ejemplo más patético es Javier Córdova Quevedo, a) La Culebra.

El gobernador Alejandro Murat, tuvo que capotear el coqueteo de “Libertad” y CTM, cuando desplazaron a sus leales para evitar que la Sección 22 cumpliera su amenaza de boicotear la toma de posesión. Rindió protesta en otras condiciones. Empero, menos de una semana después salieron nuevos taxis, que ya estaban apalabrados con el anterior régimen. Y los franquicitarios han seguido animando la violencia y la disputa. Pero nadie los toca. Menos la Policía Estatal, que mañosamente llega tarde o sólo testifica las trifulcas. ¿Qué pasará cuando concluyan los 18 meses de veda para el otorgamiento de concesiones que instruyó el gobernador en su informe de los primeros cien días? Cuestión de imaginar. El cártel se ha fortalecido, con impunidad, corruptelas, humillaciones y hasta cachondeos. No será fácil meterlo al aro. ¿Habrá que gobernar con otro poder fáctico, violento y criminal, poniendo en jaque la paz social o ahora sí prevalecerá la ley? Confío en que Murat Hinojosa se inclinará por la última opción.

 

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

 — La detención ayer en Jalisco, del ex titular de la Secretaría de Salud, Germán Tenorio, constituye sin duda alguna, un hito en la historia política oaxaqueña, luego de la ofensiva impunidad con la que se ha arropado el saqueo infame de nuestros recursos públicos. Murat Hinojosa tiene que ir por todos. Oaxaca exige un rotundo ¡no a la impunidad!

Consulte nuestra página: www.oaxpress.info y www.facebook.com/oaxpress.oficial

Entradas relacionadas

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *