Taurino Amílcar y los infiernitos en la UABJO

Mientras el rector EDUARDO BAUTISTA MARTÍNEZ se ocupa en atender los destrozos provocados por el sismo de 8.2 grados en la escala de Richter, que devastó el estado y, en consecuencia, con efectos en instalaciones de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO), con daños severos en las preparatorias 4 de Tehuantepec y 1 de la ciudad de Oaxaca, además de la Licenciatura en Artes Prácticas y Visuales, sus adversarios aprovechan para crear infiernitos e improvisar elecciones a modo en la Facultad de Enfermería.

Al frente de esta elección amañada está el flamante Secretario de Administración de la UABJO, y a la vez, “líder moral” de una fracción del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad, el STAUO, TAURINO AMÍLCAR SOSA VELASCO, quien lejos de procurar la estabilidad de la institución educativa, participa como actor en éste y otros conflictos. Es un hecho que, como lo hemos comentado en diversos espacios, este personaje es un enemigo íntimo al interior de la administración del rector BAUTISTA MARTÍNEZ, pues sin recato alguno ni lealtad a quien lo ha mantenido en el cargo, se ha encargado de torpedear bajo el agua a la actual administración.

En estos momentos de contingencia, todos los actores universitarios deberían ponerse de acuerdo para enfrentar la crisis, habida cuenta de los daños causados por el siniestro y actuar de manera coordinada, pero tal parece que TAURINO AMÍLCAR, haciendo honor a su nombre, trata de embestir a todos, principalmente chantajear al rector EDUARDO BAUTISTA MARTÍNEZ, generándole más problemas a la UABJO, quien le paga un generoso salario. Es importante subrayar que especímenes perniciosos como éste, son los que le han hecho mucho daño a la institución, pues pese a ocupar un cargo en la estructura administrativa, no niegan la cruz de su parroquia, al perfilarse como entes conflictivos y problemáticos.

Hay quienes asumen que por el conflicto en la Facultad de Enfermería y otras deslealtades más, SOSA VELASCO debería irse a su casa, pues ni estando cerca del rector, renuncia o atenúa su personalidad problemática y conflictiva. Es decir, es su misma naturaleza la que le hace bailar en dos pistas: cobrando en la estructura de la UABJO y, por otro lado, seguir alentando conflictos, movilizaciones y todo aquello que le hace suponer, sumerja a la institución en una eterna agitación. ¡Vaya pues, con este especímen del jurásico universitario, que ya no cabe ahí!. (UABJO). (JPA)

 

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *