S-22: El sainete de Puerto Escondido

POLÍTICA DE SUMA CERO

Quienes conocen la historia del Cártel 22, que ahora dirigen ELOY LÓPEZ HERNÁNDEZ y GENARO HERNÁNDEZ MORALES, saben que los maestros han sido, a lo largo de los últimos quince años, verdaderos sicarios de los procesos electorales. El numerito lo tienen perfectamente estudiado. Provocan, agreden y hieren. Pero si alguien les responde, de inmediato se asumen víctimas del gobierno represor, neoliberal y encarecedor de gasolina. En 2011 asumieron que, por sus calzones, ningún presidente de la República debería pisar territorio oaxaqueño. Y el 15 de febrero le dieron a FELIPE CALDERÓN su bienvenida. Disturbios y desorden fue lo que el ex presidente vio. Jamás volvió. Los señalamientos del Cártel 22 era que quería privatizar la educación.

Las tres veces que el presidente ENRIQUE PEÑA NIETO ha pisado territorio oaxaqueño, le han hecho ver su suerte. Una en Salina Cruz, otra en Asunción Ixtaltepec, cuando vino a inaugurar un parque eólico y la última, el 7 de septiembre de 2017. Sicarios de la educación y sus adláteres incluso penetraron la rigurosa seguridad presidencial al impactar un helicóptero de la Fuerza Aérea Mexicana con un proyectil. Todo ello lo han hecho con absoluta impunidad. Si hubo detenidos por los disturbios de inmediato fueron liberados. Para el pueblo oaxaqueño los maestros –y ahora los médicos- son sencillamente intocables. Impunes e inmunes a toda acción legal.

En su soterrada visión del PRI como enemigo, han buscado –y la historia local lo registra- transformar su responsabilidad docente en activismo político. He ahí el por qué se han asumido los porteros del territorio estatal, que etiquetan a placer, para declarar “non gratos” a quienes les plazca. Es el caso del candidato a la presidencia de la República por la coalición “Todos por México”, JOSÉ ANTONIO MEADE KURIBREÑA, cuyo acto de campaña pretendieron boicotear el pasado sábado 14 de abril en Puerto Escondido. Se trata del primer eslabón de una cadena de hechos violentos, con los que el magisterio busca inducir la voluntad ciudadana a favor de ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR.

Es un hecho que éste trata de ocultar con su ardid de “amor y paz que le aconsejan sus asesores”. El magisterio afiliado a la CNTE/Sección 22, buscará por todos los medios imponer, de nueva cuenta –como en 2006, 2010 y 2012- el voto de castigo al PRI y apuntalar la candidatura de AMLO. Éste ya les ofreció abrogar la Reforma Educativa y hacerlos cómplices del rezago educativo. (JPA)

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *