S-22/CENEO, fuera de la realidad

La Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), brazo golpeador de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y los vándalos que conforman la Coordinadora Estudiantil Normalista del Estado de Oaxaca (CENEO), marchan hoy. No obstante la cara de la tragedia humanitaria que vive la entidad, los esbirros de ELOY LÓPEZ HERNÁNDEZ y GENARO MARTÍNEZ MORALES, Secretario General y de Organización, respectivamente, del Cártel-22, siguen con el disco rayado de oponerse a la Reforma Educativa, no a la evaluación y plazas automáticas para sus porros y vándalos.

El magisterio ha guardado silencio respecto a la emergencia post-sismos y lluvias. No ha movido un dedo para auxiliar a la población, pero sí ha criticado la actuación de algunas instituciones como el Ejército y la Marina/Armada de México. Es más, ha pedido –sin razón de peso- la salida de las mismas de la zona istmeña, pues en su descocada posición, están militarizando la región. Todo ello está contemplado en un escrito controvertido y pervertido ideológicamente, denominado: “Documento orientador de las asambleas regionales”, en donde dicen que el desastre natural que acabamos de padecer es culpa del gobierno neoliberal y de manera torpe consideran esTe momento, “como la coyuntura política” que deben aprovechar.

Nunca como hoy, el Cártel-22 quedó más en evidencia y contra la pared, respecto al pueblo que dice defender. Sus cilindreros saben que ya no tienen más argumentos válidos, habida cuenta que hasta el más ingenuo sabe que la ausencia de los maestros en las tareas de rescate, remoción de escombros, reparto de despensas y ayuda humanitaria, fue nula. Que son además, oportunistas, demagogos y convenencieros. Istmeños son “Los Pozoleros”, IRÁN SANTIAGO MANUEL, WILBERT SANTIAGO VALDIVIESO, LUIS FERNANDO CANSECO GIRÓN y “El Burro”, ERANGELIO MENDOZA GONZÁLEZ, que se han asumido siempre como “los más combativos”, pero que en apoyar al pueblo en desgracia son una farsa.

Esa apatía, esa disfunción y falta de consistencia ideológica la quieren maquillar con marchas y movilizaciones, que nadie “pela” ni interesan en este momento. El trillado tema de la Reforma Educativa y de la manida evaluación, han sido rebasados en importancia por otras prioridades. LÓPEZ HERNÁNDEZ y MARTÍNEZ MORALES, saben que ahora será más difícil que el gobierno de ALEJANDRO MURAT les suelte un peso. La exigencia ciudadana es no otorgarles ni uno más. (JPA)

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *