¿Dónde está la protección a periodistas?

El pasado 7 de junio, en un desayuno a que convocó la Coordinación de Comunicación Social y Vocería del gobierno estatal, para conmemorar el “Día de la Libertad de Expresión”, el gobernador ALEJANDRO MURAT pronunció un puntilloso discurso, en el que dio cuenta de la situación que enfrenta hoy el periodismo en México. En efecto, se trata de uno de los oficios de mayor riesgo y cuya estadística mortal ha encendido los focos rojos a nivel internacional, generándole una imagen deplorable al gobierno del presidente ENRIQUE PEÑA NIETO. Ahí mismo, el ejecutivo estatal “instruyó” –aunque la palabra debió ser “invitó”, dado que se trata de un organismo autónomo- al Fiscal General del Estado, RUBÉN VASCONCELOS MÉNDEZ, a crear una Fiscalía Especial de Atención a Delitos Cometidos en contra de Periodistas.

MURAT HINOJOSA reiteró su respeto a la libre expresión, a la libertad de prensa y al trabajo de editores, reporteros, columnistas, conductores, etc. Sin embargo, la gran paradoja es que algunos malos funcionarios al interior de su gabinete se siguen saliendo por la tangente. Lejos de respetar el mandato de su jefe, hacen de las suyas. Este es el caso de una funcionaria de la actual administración, MARÍA CRISTINA DELGADO DÍAZ, ex candidata perdedora por el PVEM a la diputación federal por el distrito de Santa Lucía del Camino, que en un arrebato de censura, acusó al foto-periodista MANUEL NAXCIT LÓPEZ de robo, como venganza porque el compañero había tomado fotos de vehículos estacionados en la banqueta, contraviniendo el Reglamento de Tránsito Municipal, frente a un salón de fiestas, en la que tiene que ver DELGADO DÍAZ.

NAXCIT LÓPEZ, foto-reportero reconocido en diversos medios impresos y electrónicos locales, fue consignado ante el Ministerio Público y posiblemente llevado a penal de Santa María Ixcotel, según trascendió ayer por la tarde, sin habérsele acreditado delito alguno, más que cumplir con su trabajo periodístico. Es importante subrayar que la citada MARÍA CRISTINA, de pésimos antecedentes en la comisión de fraudes y otros delitos de carácter económico, publicó en las redes sociales que presentaría el perdón al acusado, siempre que los colegas de diversos medios, retiraran sus tuits y comentarios en Facebook, sobre la actitud torpe de la citada funcionaria. Lo que está en tela de juicio es que, en efecto, los enemigos del periodismo no solamente son los poderes fácticos como el crimen organizado y los sicarios a su servicio, sino cualquier mequetrefe que se asume con poder. (JPA)

 

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *