Plan Estatal de Desarrollo: ¿Cómo vamos?

DE PARADOJAS Y UTOPÍAS

RAÚL NATHÁN PÉREZ

1.- Las huellas del pasado

Estamos en el tercer año del gobierno de Alejandro Murat. Los resultados a la fecha han sido magros. Hay una agenda pendiente. Tiempo de hacer un balance entre lo poco que se ha hecho y lo mucho que falta. Ni crítica insana ni apología. A fines de 2016 AMH recibió un gobierno desfondado y saqueado. En 2017, ya lo hemos dicho, padecimos sequías, inundaciones, sismos y hasta heladas. Primero fue la devastación que dejaron las tormentas, luego la reconstrucción de los daños del sismo –o lo poco que se logró de ello- que acaparó la atención gubernamental. Se hizo moda echarle la culpa al de atrás. En este bienio, con presupuestos históricos y todo, el argumento para todo era: “no hay recursos”. Ni obras, ni para promoción turística, caminos ni para medicinas. Para nada. Oaxaca, estado en la indigencia total. ¿La justificación? El pago de la deuda que dejaron los de atrás. Pueblo pobre versus gobierno pobre. Algo contra natura. El gobernador atareado promoviendo inversiones. Algunas se han concretado; otras no. En mi modesta opinión, es tiempo de hacer una autocrítica.

2.- Gobierno de resultados y autocrítica

Durante su campaña política Murat insistió en un eslogan: “seré un gobernador de resultados”. Se entiende que su amigo el ex presidente Peña Nieto jamás le cumplió. Obras pactadas se quedaron en stand by. Ni recursos adicionales ni la benevolencia presidencial. Nos cobró a todos los oaxaqueños las bajezas y ofensas del Cártel 22, cancerbero ex oficio del estado. El apoyo pues del último de los epígonos de la hegemonía priista, fue una ficción. Si acaso –así de refilón- el asunto de la Zona Económica Especial en Salina Cruz, que ahora AMLO quiere concretar. Empero, hay rubros sin los cuales este proyecto puede abortar y ser un fracaso. Uno de ellos es la seguridad. Aceptando sin conceder –como dicen los abogados- que Oaxaca no aparezca en el mapa de la inseguridad lacerante en el país, ello no implica dar la espalda a la realidad. AMH proviene de la academia. Una revisión a datos estadísticos y de un plumazo puede revertir lo que la informan al respecto. Se advierte que quienes tienen a su cargo el asunto lo engañan con información sesgada.

3.- PED y política social

Sin ánimo de descalificar, que no es el propósito –pero sí de alentar una sana autocrítica- a dos años de haberse presentado, nadie se acuerda del Plan Estatal de Desarrollo (PED), menos de sus ejes temáticos o transversales. Éste quedó como requisito para cumplir con el protocolo; como documento que yace en los estantes de las oficinas públicas. Salvo la política social que realiza la Presidenta del DIF estatal, Ivette Morán, ni el área responsable –la SEDESOH- realiza tal tarea. Pero existe un rotundo yerro original, en el que casi nadie repara: haberle quitado funciones a ciertas áreas, en una ininteligible Ley Orgánica del Poder Ejecutivo, que por cierto poco conocen. A la Secretaría General de Gobierno (SEGEGO), por una burda maniobra de quien fuera efímero Consejero Jurídico, Ángel Alejo, le arrebataron entidades que históricamente le eran propias: Registro Civil, Notarías, Registro Público de la Propiedad. Haberle otorgado a la Secretaría de Finanzas las tareas de planeación que eran atributo de COPLADE, dejaron a ésta última como entelequia. Craso error. Competencias encontradas. Unas hacen, otras no. Ni planeación ni obra. Zopilotes estreñidos les decían en el gobierno de Heladio Ramírez: “planean y planean, pero no obran”. Una más: el centralismo pernicioso en materia de información e imagen, pasado por el rasero de las filias y las fobias, hacia dentro y hacia afuera. Pero todo apunta que así empezó y así terminará. Los cuates son los cuates, aunque sean torpes y superficiales; mediocres y soberbios.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

Ni con la tragedia vivida en Tlahuelilpan, Hidalgo, con la explosión de un ducto de PEMEX, terminará el llamado huachicoleo. Una revisión a la actividad a que se dedica mucha gente en decenas de pueblos istmeños como Asunción Ixtaltepec, Santa María Petapa, Matías Romero, San Blas Atempa, Tehuantepec y otros, daría muchas sorpresas. Se dice que hay ediles hoy en día que financiaron sus campañas y las de algunos de sus homólogos con recursos obtenidos del huachicol. Una expresidenta municipal de la zona istmeña que recién abrió una gasolinera, aún a sabiendas de que todo el mundo sabe que sus familiares están hasta el full en el negocio del robo de gasolina.

Consulte nuestra página:

www.oaxpress.info

www.facebook.com/oaxpress.oficial

Twitter: @nathanoax

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *