Pandemia, sismos y otras tragedias

DE PARADOJAS Y UTOPÍAS
RAÚL NATHÁN PÉREZ

1).- Tragedia sin tregua

El pasado 7 de junio, en la Sección “La Política” de este diario, hicimos un breve recuento de sequías y tormentas; sismos y pandemia, que ha capoteado el gobierno de Alejandro Murat. El azar o el mal fario le han hecho ver su suerte. La tragedia no le ha dado tregua. En medio de la contingencia de la pandemia de Covid-19, que ha cobrado hasta hoy más de 620 vidas y se acerca a los 6 mil contagios, una nueva desgracia se vino encima. El sismo de 7.4 grados, del pasado 23 de junio, que dejó una estela de devastación y muerte.

Los Ozolotepec, Xanaguía, Guivini, Lovene, Loxicha, Piñas, Pluma Hidalgo, pueblos tan antiguos como sus iglesias, pero marginados de las bondades oficiales, fueron los más golpeados por el siniestro. Caminos devastados y cerca de 10 mil viviendas destruidas en toda el área afectada, dejaron abiertas las heridas de esos pueblos que, en pleno Siglo XXI, sobreviven en el abandono y la segregación. Lejos de Dios y de las prioridades gubernamentales. De no ser por el sismo, ahí siguieran, casi en el anonimato, esperando el 2021 para que alguien se luzca en las campañas.

2).- Las vendettas locales

Murat ha arrastrado también otro pesado fardo. Conflictos políticos, diferendos agrarios y añejas vendettas han dejado una estela de sangre. Un breve recuento. El 22 de abril de 2017, por disputas de tierras, vecinos de Santiago Lachivía sorprendieron a pobladores de San Pedro Mártir Quiechapa. Ambos pertenecientes al distrito de San Carlos Yautepec. La segunda se llevó la peor parte. Cinco muertos y al menos 30 heridos. El 17 de julio de 2018, de nueva cuenta la violencia y muerte asomaron a la puerta. Vecinos de San Lucas Ixcotepec emboscaron a sus vecinos de Santa María Ecatepec. Once hombres y 2 mujeres fueron rociados con plomo: 13 muertos.

El viejo conflicto agrario entre San Juan Mixtepec y San Pedro Yosoñama ha dejado, en una década, un rosario de muertos. Niños, mujeres o ancianos, poco importa a los sicarios. Es más, luego de matarlos hasta los incineran, como en diciembre de 2013, cuando criminales de Mixtepec, ejecutaron a 11 de sus vecinos y calcinaron la camioneta en que viajaban. Igual ocurrió el 2 de junio de 2017. Los de Yosoñama hicieron lo mismo con cinco vecinos de Mixtepec. El 7 de agosto de 2018, cinco habitantes de San Juan Ñumí fueron asesinados por disparos de arma de fuego, entre ellos un niño de 5 años de edad. El vehículo compacto en que viajaban fue cosido a plomazos. El 25 de junio de 2018, en pleno proceso electoral, un comando armado acribilló a cinco personas en San Vicente Coatlán, incluyendo a Emigdio López, candidato de Morena a la diputación local. En ese mismo lugar, fueron masacrados 5 policías estales, el 9 de noviembre de 2019. Muchas de esas muertes han quedado en la impunidad.

3).- San Mateo, la cereza del pastel

Los municipios de la zona huave: San Mateo, San Francisco, San Dionisio y la agencia municipal de Santa María del Mar, viven en un permanente conflicto. Entre el primero y la última hay una añeja disputa agraria. Los pobladores de Santa María entran y salen por mar. El camino terrestre está bloqueado por San Mateo. Ello pone en entredicho la unidad de los pueblos originarios, llamados ikoots. El 2 de marzo de 2018, el gobernador Alejandro Murat instaló una Comisión de Alto Nivel para resolver el diferendo. Nada ocurrió. Todo sigue igual.

El domingo 21 de junio, a raíz de un latente conflicto postelectoral, un grupo armado masacró a 17 personas –la Fiscalía reconoce 15- en la agencia municipal de Huazantlán del Río. Hombres y mujeres, lapidados unos e incineradas otras, da una idea del perfil criminal de los autores materiales e intelectuales. La disputa por cuotas del poder y futurismo político, que derivan en una verdadera masacre. El sismo quitó los reflectores de este hecho criminal, cuya nota, en otras circunstancias, hubiera dado la vuelta al mundo. Hasta el momento hay un total hermetismo de este hecho deleznable. Los criminales siguen gozando de cabal salud.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

— ¿Cómo poner a Oaxaca en semáforo naranja, con números tan preocupantes, casi llegando a los 6 mil casos positivos, 620 decesos, más de 1 mil 100 contagios en el sector sanitario y con nuevos casos como 262 jueves y 259 viernes? En el gobierno federal no sólo han perdido la brújula sino la razón.

— ¿Qué habrá de cierto que, en San Mateo del Mar, las disputas políticas tienen nombres y apellidos y son como arena pueblerina, pues en una esquina está Salomón Jara y en la otra, Adelfo Regino? 

Consulte nuestra página: www.oaxpress.info y www.facebook.com/oaxpress.oficial Twitter: @nathanoax 

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *