Oaxaca tuvo una participación importante en la Independencia de México, comparte el Cronista

· Durante su conferencia informó que en Oaxaca se radicalizó la ideología de la guerra de Independencia en el periodo de 1812 a 1814.

Oaxaca de Juárez, Oaxaca, 13 de septiembre de 2018.- En cabal cumplimiento a la premisa del Presidente Municipal, José Antonio Hernández Fraguas de fomentar la cultura y el rescate de la historia en la Verde Antequera, la Coordinación de las Culturas, Turismo y Economía a través de la Dirección de las Culturas, realizó la platica “Héroes de la Independencia en Oaxaca” a cargo del Cronista de la Ciudad, Jorge Bueno Sánchez.

A través de esta presentación, las y los oyentes pudieron conocer sobre el movimiento de la independencia de 1810 en la Verde Antequera, sus principales personajes y su estancia en la capital, así como la importancia de este movimiento.

Al brindar su mensaje de bienvenida, el director General de las Culturas, Carlos Spíndola Pérez Guerrero expresó que la participación de Oaxaca en la Independencia es trascendental, pues se marcó un giro en este proceso que inició con la llegada de Miguel López de Lima y Jorge María Armenta, quienes fueron los primeros mártires de la independencia.

En una primera instancia, el Cronista de la Ciudad, Jorge Bueno Sánchez mencionó que en Oaxaca se radicalizó la ideología de la guerra de Independencia en el periodo de 1812 a 1814, pues inicialmente la insurgencia planteaba el regreso al poder de Fernando VII y aquí se planteó la integración de un gobierno propio.

Esto gracias al obispo Antonio de Bergoza y Jordán, quien en sus sermones y escritos defendía la dominación española y llamó a oponerse al movimiento insurgente, a la vez de formar un ejército de cléricos y voluntarios conocido con el apelativo de “El Batallón de la Mermelada”.

“Dentro de los primeros años de este movimiento en Oaxaca, el coronel Bernardino Bonavia luchó contra el movimiento encabezado por Hidalgo y descubrió en 1811, que Felipe Tinoco y José Catarino Palacios apoyaban el movimiento insurgente, por lo que los fusiló en la plaza pública de la ciudad de Antequera”, mencionó Bueno Sánchez.

Cuando el movimiento encabezado por Hidalgo y Allende fue derrocado –continúo- y estos fueron fusilados en Chihuahua el 30 de julio de 1811, el sacerdote José María Morelos y Pavón fue el nuevo dirigente del movimiento de insurgencia y organizó un nuevo ejército en el sur apoderándose de la ciudad de Acapulco.

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *