Oaxaca: la espiral de violencia por Samael Hernández Ruíz

hacienda blanca

Por Samael HERNANDEZ RUÍZ

LAS NEGOCIACIONES SECCIÓN 22- SEGOB.

Al parecer pronto tendremos noticias sobre la negociación entre el gobierno federal, la Sección 22 y sus organizaciones aliadas. Aunque es bueno que los conflictos puedan encontrar vías de solución a través del diálogo y la concertación, en el caso de la Sección 22 y sus organizaciones aliadas, la experiencia nos indica que no siempre es el principio de algo bueno.

La negociación con el gobierno federal, sea sobre asuntos educativos o políticos, le dará a la S22 el relanzamiento de su estrategia de Movilización-Negociación-Movilización (M-N-M); lo cual implica un ciclo de protestas cada vez más violentas en un momento en el que la narrativa de su movilización no se queda en la demanda contestataria contra la reforma educativa, sino escala a la exigencia de la renuncia del gobernador del estado y del secretario de educación pública.

En el 2013, la Asamblea Estatal de la Sección 22 tomó la decisión de trasladarse a la ciudad de México, pero la planeada toma de la capital de la república no sólo tenía el propósito de frenar la aprobación de las leyes secundarias de los artículos 3ro, y 73 de la constitución reformada, cito textualmente un acuerdo de la Asamblea estatal del 23 de agosto de ese año:

“Que la CNTE fije ante los medios de comunicación el posicionamiento político de que entramos en una etapa de desobediencia y rebeldía Educativa y Social, para el desconocimiento del poder Ejecutivo Federal por la imposición de las reformas estructurales que atentan contra el pueblo de México. “  (Tarea 6 de la asamblea estatal del 23 de agosto. Subrayado nuestro).

Los grupos radicales de la Sección 22 han llevado a este organismo a tomar la decisión, desde abril del 2006 en su Primer Congreso Político, a desarrollar en el marco de su lucha sindical, una lógica de acciones insurreccionales. (Para un tratamiento más completo de este tema puede el lector consultar mi estudio en : https://independent.academia.edu/SamaelHernandezRuiz  ).

Con lo anterior se puede o no estar de acuerdo; lo que no es aceptable, es que los dirigentes de la Sección 22 mienta haciéndole creer a la opinión pública y a su propio gremio, que aceptarán una solución negociada al conflicto.

¿Qué hizo aceptar a un gobierno federal renuente el diálogo con la Sección 22?

En mi opinión el punto de quiebre que le dio una nueva oportunidad a la S22 de instrumentar su bien ensayada estrategia, fue el fracaso de las Policías Federal Preventiva y Estatal, al intentar desbloquear el crucero de Asunción Nochixtlán el pasado domingo 19 de junio. Algo similar ocurrió en el 2006 con el fallido intento del gobernador Ulises Ruiz Ortiz de desalojar la plaza de armas de la ciudad de Oaxaca.

De los lamentables acontecimientos de Nochixtlán, el saldo hasta ahora es de ocho personas asesinadas con armas de fuego, un número no determinado de policías y civiles heridos y 23 detenidos de quienes bloqueaban la carretera en esa zona del estado.

La situación no parece cambiar por lo ocurrido ese fatídico día. Hasta la noche del lunes, aún persistían un total de 16 bloqueos carreteros en las ocho regiones del estado, con la presencia mayoritaria de organizaciones sociales y un número reducido de profesores de la Sección 22 de la CNTE.

Solamente en la región del Istmo, algunos padres de familia se deslindaron de los dirigentes sectoriales de la Sección 22 y se retiraron voluntariamente de al menos cuatro barricadas sobre la carretera Tehuantepec-Salina Cruz. En contra parte, en la barricada a la altura de Mixtequilla, algunos maestros reportaron la presencia de hombres fuertemente armados, presumiblemente narcotraficantes, quienes intimidaron a los maestros para que los dejaran pasar, lo cual hicieron para no ser agredidos. Continúan los bloqueos en siete puntos estratégicos de esa región: Zanatepec, Matías Romero, San Pedro Huamelula, Jalapa del Marqués, Tehuantepec y dos bloqueos en Juchitán de Zaragoza.

En el sector de Miahuatlán de Porfirio Díaz, aún persisten dos barricadas sobre la carretera Oaxaca-Puerto Angel. En la Cañada se encuentran dos bloqueos en el acceso y en el centro de la población. En la Costa, grupos de profesores y organizaciones sociales se encuentran bloqueando la carretera costera Acapulco-Huatulco, a la altura de la Escuela Normal de Rio Grande, lo mismo que en la población de Jamiltepec y en el crucero de la población de Santa Catarina Juquila con la carretera Oaxaca-Puerto Escondido.

En el acceso a la población de Vega de Sol, en Valle Nacional, fue colocada una barricada en la cual, maestros y pobladores, de acuerdo con reportes de conductores, condicionan el paso a cambio de cuotas “voluntarias” de 50 y 100 pesos por vehículo. En la misma región de la Cuenca del Papaloapan, sobre la carretera federal 175, a la altura de la comunidad de San Cristóbal, se encuentra cerrada a la circulación. (http://cuartaplana.com.mx/2016/06/Continuan-16-bloqueos-activos;–sin-exito-operativos-policiacos/ consultado el 21 de junio, 2016 )

En la Mixteca, la super-carretera Oaxaca-Cuacnopalan, a la altura de Asunción Nochixtlán continua el bloqueo, mismo que intentaron despejar sin éxito las fuerzas federales y estatales.

bloqueo huamelula

EL CÍRCULO DE FUEGO

Al respecto, la planeación del desalojo fue extrañamente descuidada:

Nochixtlán es un polvorín rodeado por un círculo de fuego. El 65 % de su población está en condición de pobreza o pobreza extrema; sólo el 8% no es vulnerable a esta situación. Lo anterior contrasta con un nivel educativo que en promedio se ha incrementado y hace más predispuesta a la población a la protesta por sus difíciles condiciones de vida. Para complicar el cuadro, la SEDESOL no incluyó al municipio en su Cruzada Contra el Hambre y además de lo anterior, las aportaciones y participaciones federales que recibe el ayuntamiento, son insuficientes. En efecto entre el 2012 y el 2015, las aportaciones del ramo 33 se incrementaron en un promedio anual de 4.1%, a partir de 25.1 millones en el 2012. Por otra parte, los recursos provenientes del ramo 28, se incrementaron en un 11.8%de promedio anual, con participaciones iniciales de 14.1 millones de pesos para el mismo período.

Desde 1996 se tiene como antecedente que en la zona de Tlaxiaco operan células del EPR, mismas que no fueron totalmente desactivadas como sí sucedió en la región de Loxicha. En el conflicto del 2006, fue notoria la participación de organizaciones de la región en apoyo a la APPO, y como producto de la radicalización de algunas organizaciones, hubo también problemas con las autoridades municipales y el palacio fue tomado por los opositores a la presidencia municipal. Las organizaciones que en su momento apoyaron a la APPO, fueron el Frente Indígena Oaxaqueño Binacional (FIOB), Padres de Familia del distrito de Tlaxiaco, habitantes de Tamazulapa, de Huajuapan y desde luego los propios maestros de la zona. ( Ver: Marco Antonio Estrada Saavedra. El pueblo ensaya la revolución. La APPO y el sistema de dominación oaxaqueño. El Colegio de México, 2016, pp. 565 y 574.)

El círculo de fuego se refuerza por la presencia de las escuelas normales que operan como organizaciones de protesta en la región tales como: la Escuela Normal Experimental de Teposcolula, Escuela Normal Experimental de Huajuapan, Escuela Normal Rural “Vanguardia”.

Otros actores muy importantes debido a su sensibilidad política, son los grupos u organizaciones clientelares. En Oaxaca existen cientos de este tipo de organizaciones que se disputan los recursos públicos en la entidad. De acuerdo con datos disponibles, el costo promedio anual que el gobierno reasigna para atender a estas organizaciones es de 555.3 millones de pesos.

En la región de la Mixteca, el registro que se tiene es de 61 organizaciones sociales que operan, de las cuales las más activas son: Frente Popular Revolucionario, Antorcha Campesina, Comité de Defensa de los Derechos del Pueblo (CODEP), Movimiento de Unificación y Lucha Triqui Independiente (MULTI), Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT), y la Unión de Bienestar Social de la Región Triqui (UBISORT).

Otras organizaciones, pero estas vinculadas a actividades de transporte público son: Antorcha Campesina, Confederación de Trabajadores de México (CTM), Frente Popular Revolucionario (FPR), Consejo de Transporte de Huajuapan, Movimiento Autónomo Indígena Zapoteca (MAIZ), Movimiento Social para la Unificación de la Mixteca (MOSUM), Unión de Organizaciones de Taxistas del Estado de Oaxaca (UOTEO), Unión de Transportistas y Comunidades de la Mixteca, Unión de Transporte Alternativo de la Mixteca (UTRAM).

Estas últimas organizaciones clientelares, sobre todo las que no están vinculadas al PRI, ven amenazados sus privilegios y los de sus clientelas, ante la recuperación del ayuntamiento por el Partido Revolucionario Institucional; no es casual que hayan incendiado el palacio municipal, ni quemado el rancho de Herminio Cuevas Chávez, ex diputado local de dicho partido. Lo anterior no significa que el PRI y sus partidos aliados no tengas sus propias organizaciones clientelares.

La mecha del círculo de fuego es el conflicto magisterial que se ramifica mediante sus organizaciones aliadas o aquellas que se cubren con él: las anti-priístas como MORENA, las clientelares mencionadas y las insurreccionales. Todo lo anterior llega hasta la raíz misma de la población en situación de pobreza, con un malestar que lleva generaciones y que ya no puede soportar.

Por eso fue un mal cálculo del gobierno federal y estatal intentar el desbloqueo en un día de plaza, fue un error no llevar equipo anti motín blindado y motorizado como en el 2006, fue irresponsable llevar sólo ochocientos efectivos cuando sólo en el tianguis había más de mil personas de diferentes poblados y más aún fue una estupidez responder a la provocación que los hizo caer en una emboscada para la que no tuvieron otra alternativa que llamar a la policía ministerial y estatal armada, para repeler el ataque. Todo esto se está investigando y los responsables, de un bando o de otro, deberán atenerse a las consecuencias de haber asesinado a seis personas y herido a casi un centenar.

Hoy la narrativa del movimiento de protesta en la zona de Nochixtlán refiere a sus muertos, a quienes se pone como ejemplo de lucha y entrega tal, que han ofrendado sus vidas por la causa, Nochixtlán está en pie de lucha:

Nochixtlán

Son  “… 11 muertos por balas. 21 levantados de quienes no sabemos nada. Y muchos heridos de gravedad, incluyendo niños y jóvenes. El pueblo de Nochixtlán por varias horas salió a las calles a defenderse y los que estaban en las barricadas dieron batalla sin miedo y lograron correr a los gendarmes. El presidente municipal no apoyó y cerró las puertas, el pueblo se enojó, de inmediato incendiaron el palacio municipal y el rancho de don Herminio Cuevas, su familiar. Donde dicen que ellos fueron quienes resguardaron a los federales la noche anterior. Ellos ya no están, se largaron de Nochixtlán.

La resistencia atrapó a 2 federales, 1 hombre y 1 mujer. Siguen en manos del pueblo. De inmediato varios pueblos de la Mixteca y alrededores llegaron a reforzar y a resguardar con contingentes de 20, 40, 100 y más padres de familia y maestros. Llegó derechos humanos de 2 organizaciones de Oaxaca y a las 4 de la mañana la Comisión Nacional de Derechos Humanos levantó evidencias del gobierno culpable.

Anoche domingo 19 de junio, se vio una vez más la solidaridad y el coraje de lo sucedido, terminaron de quemar el palacio, se pusieron las barricadas en el cuadro del parque y la iglesia. La gente nos trajo de cenar, café y pan, no faltaba la solidaridad del pueblo de Nochixtlán.

Hoy en la mañana arribaron más padres y maestros. Todo el día han estado a la orden y al resguardo del pueblo. Hay un centro de acopio donde siguen y siguen llegando el apoyo de víveres, medicamentos, cobijas, petates, etc..

Compañeras, aproximadamente a las 15:00 horario de la resistencia, se realizó un mitin y despedida luctuosa de 3 cuerpos en el parque del centro, uno de ellos un niño de no más de 12 años de edad. La despedida muy triste, con mucha impotencia, el pueblo abrazó a los familiares con consignas fuertes y llenas de coraje. Los que hablaron, maestros, gente del pueblo y familiares, repudiaron al gobierno, maldijeron a Peña Nieto, exigen castigo a los represores, y sobre todo piden que la lucha debe seguir, que no nos rindamos, que los pueblos deben despertar y luchar en memoria de todos los caídos, que defendamos la educación y todos los derechos que nos han arrebatado.”

(Mensaje enviado a las bases vía redes sociales.)

El anuncio de las negociaciones con la CNTE y particularmente con la S22, plantea en primer lugar la interrogante de qué y con quién dialogará el gobierno federal, en vista de que no existe representación legal de la Sección 22 y ni siquiera la Asamblea Estatal ha habilitado a quienes sustituirán a los secretarios general y de organización que se encuentran bajo proceso penal y presos en una cárcel de alta seguridad. Aunque lo anterior no responde a lo establecido en los estatutos del SNTE, eso fue lo que hizo la Asamblea Estatal cuando Enrique Rueda Pacheco presentó su renuncia.

Por otra parte, la experiencia del 2006 muestra que las negociaciones sólo impulsan a más movilizaciones en una espiral cada vez más violenta, que termina por no cumplir las expectativas de los maestros de base, quienes ahora creen que lograron echar abajo la reforma educativa, o al menos eso les informan sus dirigentes.

El repunte de la protesta en Oaxaca alentará a estados como Chiapas, Guerrero y Michoacán a seguir su ejemplo; mientras que el mutismo y la pasividad del Comité Ejecutivo Nacional del SNTE, podría alentar a otras secciones, no afiliadas al CNTE, a seguir la marcha de la protesta en un ambiente político saturado de intereses por las elecciones presidenciales y el empuje de precandidatos que actúan a trasmano.

Por lo pronto, los sentimientos se polarizan en Oaxaca igual que en el 2006; no hay punto neutral, o se está a favor o se está en contra de los maestros; lo mismo exigen quienes piden que se reprima a los mentores. No parece haber cabida para hablar de un Estado de Derecho.

La posibilidad de resolver este conflicto de manera civilizada disminuye con cada error que comenten los directamente involucrados, porque los maestros llegarán a perder el control sobre sus aliados más radicales y al final preferirán negociar y replegarse como ya ha sucedido; por otro lado, quienes reclaman la represión y cárcel contra los que comenten vandalismo, se lamentarán al ver cumplidos sus deseos. Oaxaca no saldrá ilesa de esta espiral de confusión y violencia, y su nuevo gobierno, menos.

Pobre Oaxaca.

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *