Oaxaca, golpe tras golpe

Parece que un mal fario persigue a Oaxaca. Los sismos del 7, 19 y 23 de septiembre nos dejaron hechos pedazos. Las intensas lluvias desde la tormenta tropical “Beatriz” y luego “Calvin”, dejaron a miles de comunidades prácticamente aisladas. Y han seguido. Tanto que ya perdimos la cuenta qué huracanes y tormentas tropicales no han golpeado, porque parece que casi todos los que se han aparecido, nos han fustigado. El gobernador ALEJANDRO MURAT, pese a las descalificaciones malintencionadas, ha estado al pie del cañón día y noche en las zonas afectadas.

El gobierno –nos consta- ha bogado contra corriente contra presiones, malos entendidos, grillas y descalificaciones, ante la insistencia de algunos de llevar agua a su molino político, tomando como bandera la tragedia. El mejor ejemplo de estupidez la ha tenido la Sección 22 y sus dirigentes, ELOY LÓPEZ HERNÁNDEZ y el “Pozolero Mayor”, GENARO MARTÍNEZ MORALES. No sólo se han hecho majes en la ayuda humanitaria y enviar a sus hordas de fanáticos, por lo menos a fingir ayudar en las delicadas tareas en la zona de desastre, sino que sólo se han dedicado a descalificar. Hoy a las Fuerzas Armadas; el vienes 29 de septiembre paralizando la capital oaxaqueña con sus aberrantes bloqueos o este día, convocando a una marcha para celebrar el 2 de octubre.

La ignorancia y la torpeza –nada extraño- ha sido lo que ha guiado al Comité Ejecutivo Seccional (CES) y, particularmente a su vocero, “El Pozolero Menor”, WILBERT SANTIAGO VALDIVIESO, en esta etapa, como en las anteriores. No tarda en que festinen el aislamiento de Oaxaca en las Zonas Económicas Especiales (ZEE), que se advirtió en la firma del Decreto que el presidente ENRIQUE PEÑA NIETO, suscribió el jueves 28 de septiembre en Tapachula, Chiapas, en las que ni siquiera se menciona a nuestra entidad. El mismo “ayotzinapo” LÓPEZ HERNÁNDEZ, con su verborrea demagógica estuvo la semana anterior descalificando al Ejército Mexicano, por una supuesta militarización del Istmo de Tehuantepec.

Pero parte de este mal fario que nos sigue los pasos, ha sido por la abulia, la apatía y el miedo de éste y al menos tres gobiernos anteriores a aplicar la ley en contra de maestros y dirigentes sociales, devenidos falsos redentores sociales. Es el temor cerval a poner un hasta aquí a quienes se han arrogado el derecho de las comunidades indígenas a regir su propio destino; el terror pasar a la historia con el calificativo que le acuñaron a ULISES RUIZ: “El Carnicero de Antequera”. (JPA)

 

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *