Oaxaca: Gobernabilidad compleja

DE PARADOJAS Y UTOPÍAS

RAÚL NATHÁN PÉREZ

En memoria de nuestros amigos Jorge Nava y Gil Ruiz Ortega

1.- Como una comisaría

Nada tan complicado como mantener la gobernabilidad y la paz social en Oaxaca. Difícil tarea la del Secretario General de Gobierno, Héctor Anuar Mafud, ante la permanente efervescencia de conflictos sociales, políticos, agrarios, sindicales. La entidad es una perpetua comisaría. Contener la ambición desatada de más de 400 dirigentes voraces, de otras tantas organizaciones, ciertamente no es tarea fácil. En un solo día pueden brincar tres o más conflictos. O son los sindicatos de la UABJO o los conflictos agrarios con su estela mortal o la invasión del Centro Histórico por una bola de farsantes, que se dicen con derechos o la dirigente triqui –Lorena Merino- con sus tres cautelados. La llamada “lucha social” –y también el comercio en la vía pública- es el huachicol de muchos: un negocio muy rentable. Ante la advertencia del gobierno de la 4T de que los recursos llegarán directamente a los municipios, los que han pervivido de manipular a la raza sin duda enloquecerán y se volcarán sobre el pueblo inerme.

2.- El bloqueo nuestro de cada día

Desde los años ochenta en el estado se institucionalizó el bloqueo como medida de presión. Hay que agradecerle al Cártel 22, el derecho de autor de tan infame método. El quid del bloqueo es el chantaje perverso: conculcar el derecho a la libre circulación y afectar al pueblo para poner de pechito a la autoridad. Es decir, violentar la Constitución para obtener un beneficio. Alentar el paternalismo estatal, de tal manera que al enterarse unos de que el bloqueo carretero o a vialidades es eficaz para conseguir recursos frescos, hizo de éste una institución. Es un atentado a las libertades civiles. “Si nuestras libertades se ven amenazadas por los violentos–decía F. Savater- el amor a ellas se demostrará luchando contra ellos hasta someterlos a la ley común y no cediendo a sus imposiciones”. (Diccionario del ciudadano sin miedo a saber, Ariel, Barcelona, 2007, p. 59). Pero ha sido nuestro miedo o la pusilanimidad oficial lo que ha contribuido a su permanencia.

3.- Diálogo versus Estado de Derecho

En su obra clásica, Hannah Arendt, habla de los prejuicios que se han creado hacia la política (La promesa de la política, México, Booket, 2018), sobre todo cuando usa la frase de Hamlet: “el mundo actual está fuera de juicio”; de la ineficacia de la política como forma de entendimiento y otros. En nuestra situación local, siempre he deplorado que el diálogo se superponga sobre la dureza de la ley y el Estado de Derecho. ¿Mesa de diálogo cuando se ha cometido un delito, como en el caso de los sangrientos conflictos agrarios o la violencia entre quienes regentean el transporte concesionado? Es como indemnizar a los que roban gasolina y mueren en el intento, pero culpan al gobierno y al Ejército Mexicano de su rapacidad. Ni la gobernabilidad ni la paz social deben mantenerse dando a quienes han vulnerado la libertad o la ley, el lado suave. Ya es una tradición oaxaqueña montar mesas de diálogo a quien ha quebrantado el orden y trastocado la gobernanza. Eso es política ficción. Desde Maquiavelo hasta nuestros días, el Estado no debe mostrar debilidad, menos ante grupos beligerantes y violentos. Por eso en Oaxaca un ingenioso sacó una puntada: aquí, “La Ley y el Orden” sólo se ven por televisión.

4.- Seguridad y gobernabilidad ejes del desarrollo

Más que con los gobiernos priistas, el régimen de la Cuarta Transformación ha abierto para el estado nuevas expectativas de desarrollo. Pero para el proyecto del Istmo, al menos diez organizaciones ya se afilan las uñas: UCIZONI, Sol Rojo, COCEI y otros membretes más. ¿Por qué negociar con ellos y no con las comunidades? A las empresas eólicas les han hecho ver su suerte a espaldas de la ciudadanía. No tarda en que hagan marchas para liberar a huachicoleros que sean detenidos. En comunidades istmeñas el negocio es boyante. Estoy convencido de que la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHyCP habrá ahí de encontrar muchas sorpresas. El binomio política/huachicol es una realidad. Pero para hacer realidad la promesa de AMLO habrá que actuar con mano firme y enarbolar por encima de todo el Estado de Derecho y la paz social. El éxito o el fracaso del desarrollo, se cifra en ello. Pero también acotando la lacerante inseguridad que vivimos.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

Un reconocimiento a mi colega, Humberto Cruz, que no se amilanó ante las amenazas de uno de los violentos dirigentes del comercio en la vía pública. He ahí el quid de los medios: denunciar a quienes trastocan la paz social y la gobernabilidad. Somos muchos más quienes le apostamos a la paz.

Consulte nuestra página:

www.oaxpress.info

www.facebook.com/oaxpress.oficial

Twitter: @nathanoax

Share:

One Comment on “Oaxaca: Gobernabilidad compleja

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *