#Oaxaca: El festín de julio

DE PARADOJAS Y UTOPÍAS

RAÚL NATHÁN PÉREZ

1.- El festín de los perversos

En efecto, #Oaxaca lo tiene todo. Empero, como ya dijimos, es un estado con grandes contrastes. Es una verdadera contradicción. Poseemos una gran riqueza natural y cultural, que el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador, aplaudió hace unos días. El quid del Oaxaca mágico. Cualquier pueblo lo aprovecharía. Aquí no. Una causa generatriz de nuestra pobreza hay que buscarla en nuestra propia idiosincrasia. En el fondo de nuestra jodidez subyace el oaxaqueño torcido, oportunista, ventajoso, tranza, cínico, perverso, ambicioso, hijo de puta. Los vimos en esta temporada de Guelaguetza. Fue un festín del chantaje: cierre de oficinas, bloqueos, amenazas, amagos. Exhibir al gobierno estatal; golpear al turismo; evidenciar a Oaxaca como un pueblo sin ley. La puñalada trapera. El golpe traidor. Hasta los grupos criminales que operan aquí se dieron vuelo. El torpedeo se agudizó durante todo el mes de julio. Premeditado, calculado con frialdad. Aprovechar los festejos de este mes para golpear.

2.- Ejemplos de ruindad

El dirigente del STEUABJO, Fernando David López, utilizó sus mañas para exigir el pago del “bono de no actuación”.  Una prebenda ilegal, subrepticia, inmunda. En Matías Romero, un sujeto: Alejandro Osorio Solórzano, a través de la manipulación a un reducido grupo de jubilados ferrocarrileros, cerró las vías férreas. Un argumento pueril: porque no les pidieron su opinión para detonar el Proyecto Transístmico. El cabecilla de un membrete: Frente Indígena y de Pueblos Olvidados de Oaxaca (FIPOO), Arturo Ortega, cerró calles del Centro Histórico, porque según él no han atendido sus demandas en agencias de la ciudad. Y el Comisariado de Bienes Comunales de Ánimas Trujano, Claudio Mesinas, también le entró al chantaje. Bloqueó la carretera 175, en demanda de mesa de diálogo para denunciar invasión de tierras de su comunidad. La toma de la caseta de Huitzo, ya es parte de los atractivos turísticos. Ni el gobierno estatal ni el federal le entran. “Antorcha Campesina” no se quedó atrás.

3.- Edén de la mano extendida

Oaxaca es además, paraíso de la protesta perpetua. La mano extendida. Todo mundo pide. El paternalismo en su expresión más torpe. Al interior del gobierno, pareciera que hay una forma ruin de administrar la inconformidad. Diferir la solución de los problemas, prolongarlos, sobrellevarlos. Tenerlos en un impasse, latentes, en el limbo. No se ha visto un intento –uno solo- de aplicar la ley. “La decisión necesita espíritu de señor”, decía Luis LIV en sus “Memorias”. No se puede gobernar con miedo. El mejor ejemplo son los ficticios acuerdos de paz, que nadie respeta. Una: Santiago Yaitepec-Juquila. Otra: San Pedro y San Pablo Ayutla y Tamazulapan del Espíritu Santo. Y una más: San Juan Bosco Chuxnabán-San Miguel Quetzaltepec, que puso la nota en este mes de fiesta. Matazones sin castigo. San Pedro Mártir Quiechapa, Santa María Ecatepec, Quetzaltepec. Desafíos a la autoridad. La retención de funcionarios en Yaitepec. Pero no pasa nada. Quien lo hizo puede seguir haciéndolo.

4.- Los abusivos y hambreadores

Julio también representa una orgía de abusos, robos y mal servicio al turismo. Mole y barbacoa por las nubes. Restaurantes locales de moda –de alto pedorraje- cotizados casi en euros. El argumento de cocina prehispánica –o fusión- sirvió para pasar a la báscula al turista. El mezcal ni se diga. En este período de mayor afluencia: “el calvo se hace trenzas y el más chimuelo masca clavo”. Los atracos a la orden del día. Cristalazos, robo a transeúntes, a casas-habitación, a cuenta-habientes. La idea es, pues, darle en la madre el turismo. Mostrar nuestra peor cara. Matar a la gallina de los huevos de oro, porque no hay control; no existen medidas punitivas que castiguen el chantaje, la presión, los abusos. La ley, en efecto, es una utopía, una ficción. Calendas, convites, desfiles, ferias y fiestas máximas, ocultan nuestra verdadera naturaleza ruin y de mezquindad.      

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

— Mal se vio el presidente municipal de Salina Cruz, Juan Carlos Atecas, al tratar de desmentir el oficio, en el que involucra al senador Salomón Jara, en la asignación de dinero de las arcas municipales. Nada extraño en nuestro medio. La mafia de las izquierdas, antes el PRD y ahora MORENA, así operan. Los capos pasan a la báscula a sus presidentes municipales. Casi les cobran derecho de piso.

Consulte nuestra página:

www.oaxpress.info
www.facebook.com/oaxpress.oficial
Twitter: @nathanoax

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *