Niños ikoots siguen estudiante bajo los rayos del sol

SAN MATEO DEL MAR, OAX. Con los 30 grados centígrados que cae a plomo en esa comunidad Ikoots, los profesores se apresuran a colocar mantas y trozos de lámina para cubrir a los niños quienes a un año del terremoto siguen sin tener una escuela donde pueden recibir clases sin pasar penurias como la que enfrentan.

Para muchos tal parece que fue ayer el terremoto que devastó no solamente las escuelas, sino las viviendas en su mayoría hechas de adobe, palma y carrizo que quedaron en muy malas condiciones y aún permanecen así ante la nula atención del gobierno federal y estatal para enviar la ayuda.

De acuerdo con los profesores informaron que después del terremoto en los meses de octubre y noviembre las escuelas de nivel preescolar, primaria y secundaria comenzaron a ser demolidas por el gobierno del estado.

Para la profesora Nancy Hidalgo directora del centro de formación escolar bilingüe Benito Juárez de esa comunidad ikoots expresó que han tenido que improvisar para poder continuar impartiendo las clases a los niños.

Así, dijo con las inclemencias del tiempo pudieron concluir el ciclo escolar los niños, sin embargo, continuaron con las labores académicas, pese a que la escuela aún permanece en obra negra.

La profesora, expresó que tuvieron que pedir ayuda a las autoridades locales y con la ayuda de los padres de familia se logró conseguir un espacio que no cuenta con las condiciones adecuadas donde los niños reciben las clases.

“El problema surge cuando se viene la temporada de lluvias que en estos meses han sido constantes y no se pueden impartir las clases porque todo se moja y no hay las condiciones para que los niños reciban sus respectivas clases”, indicó.

Nosotros, dijo le estamos pidiendo al gobierno del estado que atienda la demanda que hay en cada una de las escuelas, porque no se puede seguir impartiendo y recibiendo las clases en esas condiciones en las que se encuentran.

Para el presidente municipal Gelasio Silva, lamentó que el gobierno no envíe una comisión de funcionarios para que verifiquen bajo qué condiciones se encuentran las escuelas de la región de San Mateo del Mar y que hagan lo posible por destinar el presupuesto para su reconstrucción de cada una de ellas.

“Queremos que se reconstruyan las escuelas de San Mateo del Mar y sus agencias, los niños no pueden seguir recibiendo clases en las condiciones en las que se encuentran”, señaló.

Dijo que por diversos medios le han enviado la respectiva documentación al gobierno de Oaxaca para que atiendan las escuelas o den una fecha de cuándo ya estará concluida su reconstrucción.

“El pueblo ha sido paciente, pero consideramos que a un año del terremoto la paciencia se terminó y no se ha querido actuar porque nuestro pueblo es pacífico”.

Son cerca de 12 escuelas las que resultaron afectadas a consecuencia del terremoto y después de esto no todos han sido reconstruidos al cien por ciento.

Para el profesor Cesar responsable de la escuela año de Juárez una de las instituciones más dañadas por tener más de 50 años en pie y que fue devastado por el terremoto, dijo que ha sido a cuenta gotas la reconstrucción y los que más sufren son los niños porque siguen ocupando los pupitres viejos que resultaron dañados.

“No nos llegaron sillas o lonas como en otros municipios del Istmo, tal parece que San Mateo del Mar sigue estando relegado por el gobierno a través de IOCIFED a comparación de otras zonas que también sufrieron daños”, señaló.

El profesor, expresó que con la ayuda de los padres tuvieron que construir aulas de carrizo y cubiertas con lonas que les regalaban para que los niños no recibieran de manera directa los rayos del sol.

Sin embargo, dijo que no hay ni aulas provisionales como las que construyó el gobierno en otros municipios en tanto se reconstruyen las escuelas. Por el contrario “hemos sobrevivido por nuestros propios medios”.

Roberto Gutembert padre de familia de la escuela rural Juárez, hizo un llamado al gobierno para que actúe de manera inmediata para que las escuelas de San Mateo sean reconstruidas, porque ya cumplieron un año de la tragedia y siguen sin ser apoyados.

Tan solo San Mateo del Mar cuenta con una población de 18 mil habitantes distribuidores en tres secciones y cuatro colonias los cuales en su mayoría se dedican a la actividad pesquera y comercial.

Asimismo cuenta con las agencias de Huazatlán del Río, Cuauhtémoc, Reforma, Laguna Santa Cruz, Juárez, San Pablo, Costa Rica agencias en donde también cuentan con escuelas las cuales resultaron afectadas por el terremoto de 8.2 que devastó al Istmo de Tehuantepec.

Las autoridades tienen temor porque en las escuelas provisionales que construyeron los padres de familia y profesores, no cuentan con sanitarios y puede ser un problema de salud pública para muchos menores.

Por su parte, Víctor Olavarri Hidalgo, habitante de esa zona Ikoots expresó que sus paisanos siguen pagando las consecuencias de un mal gobierno que no se preocupa por su gente y peor aún por la educación de los niños que son el futuro de México.

“Dónde está el dinero que destinaron las empresas y organizaciones de otros estados e incluso de países para la reconstrucción del Istmo seguramente desapareció o le dieron un mal uso”, denunció.

Muchos niños no asisten a clases en temporada de lluvias por temor a que sus libros se mojen e incluso se puedan enfermar, porque el lugar donde reciben clases no son las adecuadas , son solo carrizo que por supuesto escurre el agua y pedazos de lona.

Ya quisiéramos que los hijos del gobernador vinieran a estudiar en estas escuelas para que sintieran las inclemencias del tiempo por la que muchos niños ikoots pasan diariamente.

“Que más satisfacción le dieran a un niño el ver que su escuela estuviera terminado, pero eso no va a suceder por lo pronto porque no hay el interés de las autoridades responsables directos”.

San Mateo del Mar es una comunidad donde el 90 por ciento de sus habitantes aun dominan el dialecto materno lo que los caracteriza como un pueblo autóctono de esa región en el Istmo de Tehuantepec.

La venta del camarón y pescado que se captura en la laguna de esa comunidad es la principal actividad comercial que muchas mujeres ataviadas del traje típico comercializan en el mercado público municipal.

Al entrevistar a los pequeñines expresaron muchos que es necesario tener una escuela como la que hace más de un año tenían en donde convivían con sus demás compañeros y hoy todo eso quedó en ruinas y en total abandono.

Ahora quedan pocos niños quienes siguen recibiendo clases en aulas hechas de carrizo, trozos de madera, láminas y pedazos que sirven de protección para que tomen sus debidas clases.

La situación es crítica para muchos niños, padres de familia y profesores al considerar que aun año de la tragedia la ayuda no fluye para ellos, por lo que demandan la debida atención lo más pronto posible para la reconstrucción de las escuelas.

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *