Negociar y sobornar: la misma historia

POLÍTICA DE SUMA CERO

En memoria de mi gran amigo, don Manolo Siordia

Ya no es novedad que cada festejo septembrino el gobierno en turno se dé a la tarea de limpiar el zócalo de la capital, así sea a un costo millonario. Durante todo el año los triquis con sus medidas cautelares se han adueñado de los espacios. No han faltado las huestes de GABRIEL HERNÁNDEZ, de “Antorcha Campesina” y otros. En redes sociales ayer se aplaudieron “los buenos oficios” del gobernador ALEJANDRO MURAT, de haber negociado con el Cártel 22, dejar el paso libre en la calle de Armenta y López, justo frente el edificio sindical, que desde hace más de dos años estaba cerrada a la circulación. Ahí se instaló un tianguis de venta de libros, verduras y frutas. ¿De a cómo fue el chistecito y por cuánto tiempo? No hay duda que se soltó una buena suma. Nada es gratis para estos mercenarios.

El año pasado, luego del sismo devastador del 7 de septiembre, la ceremonia de “El Grito de Independencia”, fue más bien un acto luctuoso. Pero ahora no. MURAT HINOJOSA pretende celebrarlo con bombo y platillo. Disfrutar las mieles del poder público, no sólo capotear los señalamientos y acusaciones, como las de los últimos días. Para este efecto pues, requiere un zócalo limpio. En la publicidad oficial se invita a todos los oaxaqueños a escuchar a AÍDA CUEVAS y a la Banda “Tierra Mojada”. Y hay razón: los oaxaqueños no han tenido pan, por lo menos habrá circo. Ya los funcionarios mayores y menores de su gabinete han renovado el ajuar: trajes a la medida para los señoritingos y los vestidos de largo para las señoras, que son quienes habrán de atiborrar los pasillos, listos para el besamanos, en donde habrá invitados y colados, para degustar los platillos de esta temporada y de “a grapas”.

En esto de la gobernabilidad se actúa de manera coyuntural y en la inmediatez. Se irán tal vez los triquis de REYNA MARTÍNEZ y de LORENA MERINO, pero volverán luego del desfile del domingo. Estos grupos viven de la extorsión y alargando la mano. Son chantajistas. Ya vendrá diciembre y “La Noche de Rábanos” y veremos la misma operación: sobornar a quienes se han posesionado del corazón de la capital oaxaqueña, para que permitan la instalación de los stands para los hortelanos y artesanos, y el concurso se lleve a cabo sin sobresaltos. En tanto, hay cinco áreas acéfalas que no tienen titular, el mismo vicio y debilidad que persiguió a GABINO CUÉ: la falta de voluntad para la toma de decisiones, mientras Oaxaca sigue su camino sinuoso, en donde las autoridades estatales caminan dando tumbos. (JPA)

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *