Morena: El laberinto futurista (I)

DE PARADOJAS Y UTOPÍAS
RAÚL NATHÁN PÉREZ

In memoriam de mi buen amigo: Ricardo Canseco, “El Tuno”.
Y de mi pariente, Mario Gerardo Cervantes Audelo, “Maciste”

1).- La razón de la obsesión

Una realidad irrebatible es que Morena sigue en el ánimo ciudadano. Inercia o moda; chairos y fanáticos; con más dudas que certezas, es evidente que ha permeado. “Somos la primera fuerza”, dice Flavio Sosa, perredista de corazón converso a Morena, a quien le dio palo el INE, en su intento por registrarse como aspirante a la Secretaría General, pese a las maniobras para acreditar su militancia. Pero, ¿qué es dicho partido sin la gravitación de López Obrador? Un cero a la izquierda. Quien ha ganado las elecciones en Oaxaca no son los rescoldos de la pseudo izquierda y de la farsa de lucha social; los tránsfugas del PRD ni los parásitos del Partido del Trabajo (PT), mucho menos los desconocidos, advenedizos e ignorantes que se montaron sobre Morena en la contienda de 2018. No. Ha sido la aparición de la figura presidencial en la boleta.

2).- Todo, menos legislar

He ahí el porqué de la obsesión de volver a figurar en 2021, aún con candidatos poco populares y estigmatizados, pero coberturados –como dicen los democráticos del Cártel 22- con la aureola mesiánica del tabasqueño. Porque lo que es en Oaxaca, en los entresijos de Morena, están cada vez peor. Diputados (as) federales y locales totalmente desarraigados de sus distritos. Nulos promotores de apoyos y gestión de recursos. Simples levanta-dedos e improductivos. Es inconcebible que la flamante presidenta de la Comisión de Asuntos Indígenas, Irma Juan Carlos, no haya presentado en dos años una sola iniciativa. Las del resto no trascienden. Tenemos una bancada de risa.

Advenedizos, inexpertos e ignorantes. Tal vez, con la salvedad de Manuel García Corpus y Carol Altamirano, que repiten en la curul y ya tienen callo. Algunos dan pena ajena, como Daniel Gutiérrez. Con singular cinismo se ha montado en programas y proyectos presidenciales, como la súper carretera a la Costa. Ha medrado con el cargo de elección popular para beneficiar a sus constructoras. En San Pablo Coatlán no lo quieren. En Santiago Textitlán lo declararon persona non grata. Pero eso sí, como la mayoría legislativa de Morena confabula, maquina, en la tenebra permanente. Su objetivo no es cumplir con el mandato ciudadano, sino cómo enchufarse para el 2021 o el 2022.

3).- ¿Legisladores o contratistas?

De la bancada de dicho partido en el Congreso local –y aliados- hay mucha tela de dónde cortar. Emula a la diputación federal en su improductividad, en su torpeza y protagonismo. La lana de SEFIN por delante para aprobar iniciativas, proyectos de Programas y Presupuesto, leyes de ingresos, préstamos que contrata el ejecutivo. Pago por evento. Autorización de obras en sus distritos. Paquetes de materiales de construcción. Leyes contra-hechas, como la de extinción de dominio u otras, producto de la torpeza, como la “Ley anti-chatarra”.

Promueven comparecencia de funcionarios encargados de obras, porque no dejaron pasar a sus constructoras. Léase: César Morales Niño, del PT. O porque le quitaron a papá el negocio del mercado de Ciudad Ixtepec, Léase Aleyda Serrano Rosado, del bloque independiente. Han devenido de representantes populares en contratistas. Mercenarios del quehacer legislativo. Hay que ver nada más sus posturas ambiguas respecto a la pandemia de Covid-19 y el cinismo con que se incrementan el presupuesto legislativo.

4).- La doble moral

La voracidad ha sido el sino de la LXIV Legislatura. Reacios a rendir cuentas, ante un Órgano Superior de Fiscalización del Estado (OSFEO), que es simple membrete, los representantes populares son una chulada para denunciar corruptelas, validar magistraturas o comisionados del Instituto de Transparencia. “En casa de herrero, azadón de palo”. Es el órgano de mayor opacidad. ¿Cuánto costó validar el préstamo, por 3 mil 500 millones, que solicitó el gobernador en octubre de 2019? ¿Qué costo tendrá aprobar el Paquete Económico para 2021? Claro, es un honor estar con Obrador, siempre que la lucha anti-corrupción sea en Oaxaca letra muerta. Para algunos observadores, la bancada de Morena resultó más fina para la tranza que las peores legislaturas que encabezó el PRI. (Continuará…)

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

— Siempre lo dijimos: hubiera sido preferible mantenernos en semáforo naranja que irnos con la finta de que la íbamos librando, con el amarillo. La realidad es que la pandemia de Covid-19 no nos ha dado tregua. Pese al llamado del gobernador a mantener por 40 días el uso del cubre-bocas, contagios y decesos van en ascenso.

Consulte nuestra página: www.oaxpress.info y www.facebook.com/oaxpress.oficial Twitter: @nathanoax 

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *