Maniqueísmo perverso

DE PARADOJAS Y UTOPÍAS

RAÚL NATHÁN PÉREZ

1.- Héroes y villanos

En nuestra política rastacuero, particularmente en la izquierda oaxaqueña –o lo que se ha llamado tal- se practica un maniqueísmo perverso. Su principal exponente ha sido el Cártel 22 y ahora los epígonos de MORENA. Hay una tendencia perniciosa a la victimización; a la construcción imaginaria de escenarios en donde los héroes son los correligionarios y el eterno villano, el Estado o sus secuaces. A diseccionar a priori a víctimas y verdugos. La dualidad maniquea del mundo de los buenos y el de los malos. Bajo esa premisa se lavan las manos e intentan inducir la acción de la ley. Y como en una novela de aventuras, siempre triunfan “los buenos”, porque exhiben, publicitan, descalifican y denuestan además, a los malos. Si a ello se agregan las plañideras que dicen defender los derechos humanos, aquellos calificados como malos, empezando por el Estado, están perdidos. No tienen salvación. En el divertido prólogo de su obra: “Malos y malditos” (Santillana, Madrid, 2004), F. Savater encuentra otra especie: los adversarios. Éstos son –dice- como el tiburón. “el bicho no es malo ni bueno, lo malo es… encontrárselo con hambre”.

2.- Víctimas y victimarios

En su afán de encontrar banderas, empujan al abismo a las víctimas reales o potenciales. Grupos radicales –del magisterio, por ejemplo- desafían, amagan, enfrentan y provocan a la policía. Los mueve una idea: que ésta responda con golpes y catorrazos, para gritar ¡represión!, ¡represión! Atraer para sí los reflectores mediáticos y a las organizaciones de derechos humanos. El Cártel 22 –literal, como dicen los chavos ahora- es un verdadero maestro de la simulación, del engaño y el circo. En 2006 sólo certificaron a quienes creían “sus” víctimas. No cuyas muertes propiciaron sus excesos. Y todavía las siguen tomando como bandera y piden castigo para el tirano. Con una habilidad inaudita le dan la vuelta a cualquier acción de fuerza del Estado. En Nochixtlán, junio de 2016 –sin justificar el exceso de fuerza policial- devinieron de carniceros en indefensas reses. Tienen hasta un Comité de Víctimas (Covic), que ha sido el peor látigo para la ciudadanía. El libreto ya lo tienen bien aprendido. Como la frase célebre de K. Marx a Kugelmann: “sólo se trata de meter ruido”. Asumirse victimas y aprovecharlo políticamente.

3.- Buitres de la política

El primero de enero se dio un hecho a todas luces deleznable: el asesinato de Alejandro Aparicio, presidente municipal de Tlaxiaco, justo cuando acababa de rendir protesta como tal. De los cuatro heridos en este hecho criminal falleció, posteriormente, Perfecto Hernández, síndico municipal. Ambos emanados de MORENA, el partido en el poder. El presunto autor material fue detenido. Ya está vinculado a proceso. Un doble crimen al empezar el año. Las exequias fúnebres fueron casi de un Jefe de Estado, a resguardo de la Policía Federal y el Ejército Mexicano. No obstante lo lamentable del hecho, en mi particular opinión, un exceso. De inmediato se soltaron los demonios tratando de capitalizar la tragedia. Contrario al mesurado mensaje del presidente AMLO sobre el hecho, la dirigente nacional, Yeidckol Polevnski arremetió. Otra más, Tatiana Clouthier preguntó: “¿Qué pasa en Oaxaca?”. Y en Oaxaca, no faltaron los redentores. Uno de ellos, Salomón Jara, descalificando al gobierno estatal y buscando la rentabilidad política de un hecho doloroso. Buitres de la política. Sacar ventaja de los muertos.

4).- Un paso en falso

El día que asesinaron al maestro democrático, Cutberto Porcayo Sánchez, trascendió que era –o había sido- dirigente del Partido Unidad Popular (PUP). Pero Flavio Sosa ya lo había convertido en dirigente de MORENA. Hasta que lo desmintió la misma que ya había hecho circo, maroma y teatro con este homicidio: Citlalli Ibáñez, mejor conocida como Yeidckol Polevnski. Es decir, en el afán de descalificar al adversario, muestran su voracidad política. Montarse sobre las víctimas reales de hechos criminales, para poner contra la pared a quien no comulga con sus ideas o partido. Y, obvio, llevar agua a su noria. Y con el crimen de Pedro Navarrete Lucero, “Coco”, en Putla, ya incorporaron a otro más para su martirologio.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

Nada extraordinario en los enroques y nuevas designaciones que hizo el ejecutivo estatal en la semana. El relevo de Jorge Gallardo por Vicente Mendoza Téllezgirón en SEFIN, ya estaba más que cocinado. Y desde hace meses se hablaba del tema. No fue sorpresa. Lo fue, que al primero lo premien como Jefe de la Oficina de la Gubernatura. Alejandro Villanueva no se fue de SEMOVI. Ahí sigue enchufado como Subsecretario, justo detrás de Mariana Nassar. Mi pregunta: ¿qué, no hay oaxaqueños capaces que sólo tenga que reciclarse a “los yupies” o a los mismos que “ya bailaron”?

Consulte nuestra página:
www.oaxpress.info
www.facebook.com/oaxpress.oficial
Twitter: @nathanoax

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *