LXIV Legislatura: La novatada de MORENA

POLÍTICA DE SUMA CERO

El estreno de la LXIV Legislatura ayer por la mañana, fue de pronóstico reservado. MORENA se llevó las palmas. Todo un circo, maroma y teatro. Para doblarse de dolor o morirse de risa. El salón de plenos semi-vacío, a la espera de que llegaran los morosos. Un grupo, encabezado por OTHÓN CUEVAS CÓRDOVA, tras de una reja, ofreciéndole disculpas al magisterio, por la excesiva seguridad “orquestada por la minoría priista que quiere posiciones”; otro grupo enfrascado en montar en la presidencia de la Junta de Coordinación Política a LAURA ESTRADA MAURO, alfil de SALOMÓN JARA y otro más, apuntalando al añejo corifeo de BENJAMÍN ROBLES MONTOYA, CÉSAR ENRIQUE MORALES NIÑO, en la Presidencia de la Mesa Directiva, bajo lo colores del Partido del Trabajo (PT).

Lo cierto es que la bancada de MORENA entró a la primera sesión, fracturada, enconada, protagónica y dispersa. Reacia a cumplir acuerdos y cargando sobre sus espaldas el lastre de la incertidumbre. En segundos demostró que no es un grupo homogéneo ni de disciplina, sino una caterva de novatos (as), que van donde suene la campana. SALOMÓN JARA, BENJAMÍN ROBLES MONTOYA, FLAVIO SOSA VILLAVICENCIO y JESÚS ROMERO LÓPEZ, son quienes pretenden sacar la mejor tajada. Y no hablamos políticamente. Los cuatro son ampliamente conocidos por sus mañas y la forma tan ruin de exhibirlas.

OTHÓN CUEVAS CÓRDOVA, HILDA GRACIELA PÉREZ LUIS y el editor ERICEL GÓMEZ NUCAMENDI, fracasaron en cuajar la presidencia de la JUCOPO y la Coordinación de la bancada. Ya les habían comido el mandado, un par de taimados y mañosos: JARA y ROBLES. Si acaso el editor de “Noticias” logró ser designado Delegado Político de MORENA, lo que suena a una especie de contrapeso a las ambiciones desatadas y futuristas de la dupla anterior. Todo ello al tenor de grupos, organizaciones sociales y maestros, que también quisieron llevar agua a su molino, con exigencias y demandas, desde las afueras del edificio de San Raymundo Jalpan.

MORENA y su bancada de mayoría ha creado falsas expectativas. Sin embargo, la primera muestra de congruencia entre lo que dicen y hacen los y las diputadas será el monto del presupuesto anual que se asignen. Ya sabemos que el motor del altísimo presupuesto de 600 millones de pesos al año fue del priista ALEJANDRO AVILÉS ÁLVAREZ, lo que permitió que los patrones de medición ubicaran a la legislatura oaxaqueña como una de las más onerosas del país. Pero según han insistido quienes se asumen limpios y sin mácula como CUEVAS CÓRDOVA, es que en la LXIV Legislatura se habrá privilegiar la austeridad republicana. Ya veremos. (JPA)

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *