La política del avestruz

A Mario y Socorro Vásquez,
Por la sensible partida de su señora madre

DE PARADOJAS Y UTOPÍAS

RAÚL NATHÁN PÉREZ

1).- La impunidad campea

Laissez faire, laissez passer, fue una frase acuñada en la economía, para acotar el papel del Estado. Pero se aplica a la perfección en la realpolitik oaxaqueña. Ante una realidad lacerante, quienes deben asumir el principio de autoridad, esconden la cabeza. O simplemente dejan hacer; dejan pasar. Hay una especie de fobia para actuar. Un miedo patológico para aplicar la ley. El Síndrome omnipresente del 2006: nadie quiere llevar el Sambenito de represor. No obstante la evidente comisión de delitos: ejecuciones, feminicidios, extorsiones, robos, asaltos, etc., que según las autoridades van a la baja. La Ciudad de Oaxaca por ejemplo, ha sido escenario de asaltos. Sujetos a bordo de motocicletas han cometido decenas de robos a mano armada. Aprovechan los vacíos existentes en materia de seguridad para actuar con absoluta impunidad. Tiendas de autoservicio, de préstamos, misceláneas, taquerías, de regalos, etc., han sido víctimas constantes de bandas locales. En descargo, afirman que a las ratas ya las tienen en jaulas. Asimismo, se han dado ejecuciones y balaceras en el Centro Histórico, en plazas, en centros comerciales o populosas colonias. Y en el Grupo de Coordinación Oaxaca sólo cuentas alegres.

2).- El atraco en casetas

Durante casi todo el mes de julio y agosto, un grupo de delincuentes, embozados, armados con palos y machetes, se dedicaron al atraco en la caseta de Huitzo. La eterna postal oaxaqueña. El asalto devenido institución. Son varios grupos, pero los más, se dicen miembros de “Colonias Unidas”. Los líderes están perfectamente identificados. Coludidos presuntamente con policías, que los dejan actuar. En complicidad –afirman- con funcionarios del gobierno estatal. No obstante tratarse de un asalto a las vías generales de comunicación, el gobierno estatal asume que es competencia de la Federación. Y no actúa. Hay denuncias de amenazas y lesiones a automovilistas. Pero nadie las documenta. Antes el cobro “voluntario” era de 50 pesos. Ya le subieron a 100. Y Oaxaca sigue perfilándose, como fue ubicado en el mes de La Guelaguetza: un territorio de impunidad.

3).- El ambulantaje

Un espectáculo grotesco y deplorable ha dado el comercio en la vía pública. El Centro Histórico está copado totalmente. A ocho meses del inicio de la actual administración municipal y a casi tres años del gobierno estatal, no se atisba, ni por asomo, una alternativa a este mal. La política del avestruz. Echarle la culpa al de atrás o al de enfrente, es la solución. Los habitantes de la capital caminamos entre la abulia de los prosélitos de la 4T y la apatía de la “mafia del poder”. Y ahí van ambos dando bandazos, ante una sociedad exhausta y harta de simulación y falta de cojones. Pero el mal sigue creciendo. El directorio de ambulantes se sigue extendiendo como la peste. Permeado por grupos delictivos, los cárteles del transporte y la sempiterna mafia que controla el comercio en la vía pública, los gobiernos municipal y estatal, se han crecido al castigo impuesto por triquis cautelados, Carmela Luján, Yolanda Ortega y decenas de cómplices. El Estado y la autoridad han doblado las manos de manera penosa.   

4).- ¿Y los cárteles del transporte?

El 25 de junio, la agencia municipal de Viguera se convirtió en un campo de batalla. El Sindicato “Libertad” y CATEM, dos sindicatos con resabios criminales, disfrazados en el transporte, se enfrentaron a balazos. Dos muertos. Hubo detenidos. Todos liberados antes de llegar al ministerio público. ¿Y los criminales? Gozan de cabal salud. CATEM invade ya zona protegida de San Felipe y nadie lo para. El gobierno estatal como rehén de esta mafia. Hace unos días, operadores y concesionarios de “Paraíso Juquileño” hicieron su desgarriate en oficinas de la Semovi. Otros tundieron en multitud a taxista de un sitio amarillo, “porque invadió su ruta”. Y la impunidad campea. En lo que va del año los taxis foráneos han dejado una estela de muerte. ¿Ha habido sanciones o suspensión de concesiones? No. Anarquía total. Lo dicho pues, todo el mundo finge demencia, simula, gobierna con miedo o simplemente, hunde la cabeza. 

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

— La industria de la política en México, da poder –decía una de las mentes más lúcidas del Siglo XX, don Daniel Cosío Villegas-. “A los beneficios materiales se añade el deleite de mandar, de imponer, de dictar, de sentirse superior al resto del reino animal, de ver reproducida la propia imagen en la prensa, la televisión y la radio, en suma, de juzgarse héroe y hasta benefactor de la patria”. (Labor periodística, FCE, México, 2014, p. 92) ¿Hay algún cambio hoy que cuando nos gobernó la mafia del poder? No.

Consulte nuestra página: www.oaxpress.info y www.facebook.com/oaxpress.oficial Twitter: @nathanoax

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *