GobOax, reprobado en transparencia

POLÍTICA DE SUMA CERO

En 2001 se celebró en la capital oaxaqueña el Seminario: “Democracia y acceso a la información”. Este evento, que concitó a académicos, periodistas, editores y organismos civiles, había de ser la semilla que dio origen al llamado “Grupo Oaxaca”, del que formaron parte algunos reconocidos académicos y periodistas como JENARO VILLAMIL, JORGE ISLAS, MIGUEL CARBONELL, ERNESTO VILLANUEVA, JUAN FRANCISCO ESCOBEDO y decenas más. Uno de los apoyos más numerosos fue el de la Asociación Mexicana de Editores de Periódicos, A.C. (AME), entonces presidida por BENJAMÍN FERNÁNDEZ PICHARDO, con cerca de cien miembros en todo el país.

Aquí emergió pues, la semilla de lo que en 2002 había de traducirse en la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Gubernamental, promulgada por el ex presidente VICENTE FOX, gracias al intenso cabildeo del “Grupo Oaxaca”, con las diversas fuerzas políticas en el Congreso federal. Poco después fue creado el Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI) –hoy INAI-. Fue el nacimiento de un organismo ciudadano, nunca una gratuita concesión del gobierno ni de partido político alguno. Lamentablemente, Oaxaca, la casa matriz de dicha iniciativa, fue una de las últimas entidades en aprobar su propia ley y su órgano garante.

En 2008 nació el Instituto Estatal de Acceso a la Información Pública (IEAIP). Su primero presidente fue GENARO VÁSQUEZ COLMENARES, compromiso político del ex gobernador ULISES RUIZ. Luego se transformaría en COTAIPO, cuyo titular fue ESTEBAN LÓPEZ JOSÉ, gratuita concesión al PAN, hasta el gobierno de GABINO CUÉ, cuando fue designado presidente del Instituto de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (IAIP), por el Congreso del Estado, FRANCISCO ÁLVAREZ FIGUEROA, quien repite en este año en el cargo.

Lo que está en tela de juicio no son las personas, filiaciones políticas o designación, sino la poca respuesta que la política de transparencia y acceso a la información ha tenido del gobierno de ALEJANDRO MURAT, en estos dos años de gestión. Resulta penoso que en los peores tiempos del cuestionado y estigmatizado régimen de GABINO CUÉ, Oaxaca haya obtenido el segundo lugar a nivel nacional en transparencia y hoy estemos en el sitio número 29, es decir, a la cola, según la nota principal de EL UNIVERSAL, en su edición Oaxaca, de esta semana.

Las notas negativas de inseguridad, ingobernabilidad, una deplorable política sanitaria, rezago, ausencia de obra pública, falta de un programa social, desorden administrativo, mala imagen gubernamental, pésima relación con los medios de comunicación, pero sobre todo la opacidad, la discrecionalidad y la falta de rendición de cuentas, entre otras, serán las que acompañan al gobernador ALEJANDRO MURAT, en vísperas de su II Informe de Gobierno. (JPA)

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *