Gobernabilidad: Un serio desafío

DE PARADOJAS Y UTOPÍAS
RAÚL NATHÁN PÉREZ

1).- Los fantasmas y la parálisis

Uno de los rubros más complejos de esta administración ha sido la gobernabilidad. En días previos al III Informe del gobernador Alejandro Murat, los demonios se soltaron. Los amagos, la amenaza de movilización y bloqueos, son ya clásicos. En el Istmo hubo días en que se contabilizaron hasta ocho bloqueos carreteros. En la capital no nos ha ido mejor. Hemos vivido secuestrados. Como rehenes de grupos, organizaciones, maestros, normalistas, sindicatos, transportistas, etc. Hay terror para ordenar desalojos. Y la sociedad civil es la que paga los platos rotos de funcionarios omisos, timoratos y pusilánimes. Cada bloqueo, cada toma de oficinas, cada cierre de carreteras, genera en la sociedad inerme, psicosis, frustración, un deseo insano contra los responsables.

Dos momentos se advierten en la tragedia oaxaqueña, en los que sin reconocerlo, se justifica la omisión gubernamental. El movimiento político-social de 2006 y el 19 de junio de 2016, a raíz de los hechos en Asunción Nochixtlán. En el horizonte, dos villanos: los ex gobernadores Ulises Ruiz del primero; Gabino Cué del segundo. Estos hechos han estigmatizado el uso de la fuerza y alimentado la falacia de la “represión”. Nadie quiere llevar el sambenito de represor; de carnicero. Con el cacareado ardid del diálogo y más diálogo, el régimen se lava las manos como Pilatos. Mientras, que al ciudadano se lo lleve el carajo. Hay terror para aplicar la ley, pese a acciones de violencia.

2).- Impunidad campante

El resultado ha sido una aberrante impunidad. Cualquier baba de perico cierra carreteras días o semanas; se apropia de casetas de cobro; bloquea Ciudad Judicial o Administrativa; secuestra camiones o los saquea, retiene empleados, etc. Y lo puede hacer cuantas veces quiera. Nadie les tocará un pelo. El acertijo es: ¿cómo se puede gobernar con miedo? Hace unos meses la Transístmica estuvo cerrada dos semanas. Un asunto local de San Juan Mazatlán, Mixe. En los días de muertos, el paraje “El Zopilote”, entre Niltepec-Zanatepec, bloqueado una semana. La extorsión a operadores y pasajeros salió a flote. El chantaje es ya un gran negocio. Lo que indigna es que nadie mueve un dedo. En el trasfondo una absurda falta de coordinación al interior del equipo de gobierno.

Sin miramientos, Murat Hinojosa debe dar ya el manotazo. Cada quien quiere llevar su música aparte. Mientras unos buscaban fincarle responsabilidades a Fredy García, presunto asesino de CODEDI en Xanica, otros pedían liberarlo. Y ahí estuvo el revire: bloqueos, movilizaciones, anarquía, acoso el día de la audiencia ante el Juez de Control. El titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Raúl Ernesto Salcedo no se puede ver con José Manuel Vera Salinas, responsable del SESESP. El titular de la SEFIN, haciendo política con diputados. Cada funcionario ha hecho su coto de poder, sin compromiso ni con el pueblo de Oaxaca ni con el gobierno de su amigo Murat.

Una decena de funcionarios del gabinete ampliado anda de cola en las “Caravanas”. No atienden el changarro. Al titular de la SEGEGO, Héctor Anuar Mafud, le cargan todos los muertitos. Pero todo mundo se hace maje. Más cuando el gobernador sale de viaje. Urge una revisión enérgica de una Ley Orgánica, hecha con las patas. Reasignar responsabilidades. Racionalizar el gasto. Que cada quien responda a quien le dio el cargo. La SEGEGO, asemeja una oficialía de partes, en donde sólo se reciben quejas y problemas. Pero está desmantelada.

3).- La burda política clientelar

La gobernabilidad no puede cifrarse en la extorsión de unos y la connivencia de otros. Ya no son sólo 400 organizaciones sociales. Cada día se suman más. Es evidente que el negocio es rentable, porque no se impone la norma y los contrapesos. Se argumenta un erario miserable, pero para estos vividores hay recursos a manos llenas. Eso ya no puede ser. A tambor batiente la política clientelar del pasado que, obvio, ya no funciona. Los honestos y consecuentes morenistas, son los más voraces y corruptos. Piden para obras, para municipios, para organizaciones. Es una ratería ominosa. Hay observaciones de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), justamente porque estas lacras no quieren rendir cuentas. Pero las culpas las pagamos todos.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

— ¿Habrá tomado conciencia el senador Salomón Jara, del ridículo que hizo, asumiendo el papel de porro en la “toma de posesión” de la cuestionada e impugnada ombudsperson, Rosario Piedra?

— Si vivieran los artífices de la política exterior de México, entre otros: Matías Romero, Ignacio Mariscal, Isidro Fabela, Genaro Estrada, Gilberto Bosques, Luis Padilla Nervo o Alfonso García Robles, se hubieran infartado con la basura en que han convertido sus principios, en el gobierno de la 4T, con el affaire Evo Morales. Dan pena ajena el canciller y su patrón.

Consulte nuestra página: www.oaxpress.info y www.facebook.com/oaxpress.oficial Twitter: @nathanoax

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *