¿Festín mediático o abriendo la cloaca?

FacebookTwitterGoogle


RAÚL NATHÁN PÉREZ

In memoriam de Carlos Pasarán,
Buen periodista, buen amigo

 1).- La “honestidad” del gabinato

Aquí entre nos: el sector salud ha sido desde hace algunos años, una cloaca inmunda. Pero en el sexenio de Gabino Cué fue un estercolero. En 2010, su campaña estuvo permeada por el discurso de la honestidad; de la limpieza sin mácula. La corrupción era asunto del ancien régime. De “los otros”. De ese PRI que iban a sepultar luego de 80 años de hegemonía. Y se les puso el hierro a 32 ex funcionarios del gobierno de Ulises Ruiz. Se emprendió una campaña mediática nunca vista. Pero poco a poco se fue diluyendo. Los “honestos” funcionarios del gobierno del cambio, habían salido más rapaces que Miguel Ángel Ortega Habib, a) Migue Papaya, ex Secretario de Finanzas de URO, que solito se birló 4 mil millones. Empezaron a enseñar el cobre, liderados por Jorge Castillo.

Con los amigos lagartones de Cué, los del pasado eran simples sabandijas. Y al dejar la persecución y futura consignación, se alentó la impunidad. Oaxaca se convirtió en el Edén del saqueo. Empero, con la divisa de la transparencia, de la rendición de cuentas y un rotundo ¡no! a la corrupción, inició su periplo la tristemente célebre administración del cambio. El 1 de diciembre de 2010 se anunciaba el ocaso del autoritarismo y la corrupción y el inicio de la nueva era. Circunspectos, con un halo de divinidad, rindieron protesta, los miembros del gabinetazo, entre ellos Germán Tenorio. Al día siguiente los medios dieron cuenta de su escandalosa escolta. Y al mes trascendieron los primeros informes sobre la adquisición fraudulenta de medicina. Un laboratorio que le maquilaba al Doctor Simi en Puebla. En la operación financiera: Juan José Álvarez Candiani y “El Coco”. Comenzaba la danza de los millones, en tanto Tenorio adoptaba posturas de divo: Sport City a las 12 del día. Mayordomo en casa y otras excentricidades. Era la comidilla en el gabinete.

2).- Escándalo, renuncia y caída

A Tres meses de iniciado el gabinato, vendría toda una apoteosis democrática. Las reformas constitucionales que tuvieron un estigma: jamás se aplicó una sola. Perla Woolrich, titular de la Secretaría de la Contraloría, quien devino de “Dama de Hierro” a “Abuelita de Latón”, guardó silencio respecto a la corrupción del pasado. Una y otra vez los cuestionados líderes sindicales, Mario Félix de la Sección 35 del SNTSS y Ulises Cortés, del membrete conocido como Sindicato de Trabajadores y Profesionales de la Salud (STPS), denunciaban carencias. La corrupción estaba sin control. Y así se mantuvo hasta el 10 de junio de 2015, cuando Germán dejó el cargo. Habían pasado 3 meses del asesinato de quien fuera Subdirector de Administración y Finanzas de la Secretaría de Salud, desde el 3 de noviembre de 2011, Rafael Pérez-Gavilán Escalante, quien fue torturado y sacrificado el 5 de marzo de 2015. Tenía testimonios de la escandalosa corrupción en la SS. Había renunciado el 19 de febrero. Su lugar lo ocupó Hugo Espinosa Morales, operador de Jorge Castillo.

El hoy magistrado, Manuel de Jesús López, a la sazón titular de la Secretaría de la Contraloría, se sorprendió de la podredumbre en la Secretaría de Salud. A su renuncia, asumió el cargo Luis Felipe López. El 4 de mayo de 2016, la misma dependencia le entregó a Tenorio su constancia de no inhabilitación: “luego de una revisión minuciosa de los registros de servidores públicos sancionados del Gobierno federal, así como los contenidos de la base de datos de servidores públicos inhabilitados del estado y municipios de Oaxaca, a la fecha no se encuentra inhabilitado Germán de Jesús Tenorio Vasconcelos”. Sin embargo lo había sido por cuatro períodos de veinte años. Antes había sido inhabilitado por 13 años, por haber contratado a su hija, Daniela Tenorio Bernal, quien cubría una plaza en Salud.

3).- La debacle final

El fuego amigo se volcó sobre Tenorio. En las giras de Gabino, el titular de Salud utilizaba su propia aeronave. En 2014, adquirió un avión tipo Cessna Aircraft, matrícula XB-LKO, con número de serie 340-0230 y número de registro: P00-2-62-000000022-0000-0-1, operado a nombre de “Inmobiliaria Tenorio S.A de CV.”. ¿El costo? Una minucia: entre 225 a 235 mil dólares. Pese a todo este abanico de irregularidades, se paseaba y exhibía impunemente. El 19 de febrero de 2017, bautizó a su pequeño hijo. Capilla del Rosario, en Santo Domingo. Desayuno en “Los Lavaderos” del Hotel “Quinta Real”. O bien sacaba a relucir en el extranjero, una poderosa moto BMW o selfies, como testigo del parto de su pequeño.

Tenorio Vasconcelos fue detenido en Guadalajara, Jalisco, el 3 de junio. El viernes 9 se le decretó auto de formal prisión. Enfrenta diversos cargos. Uno de ellos, abuso de autoridad en perjuicio de la sociedad oaxaqueña. Sólo es un eslabón en la cadena de ex funcionarios que hicieron del erario público un arca abierta. ¿Caerán? Es un acertijo. Hay seis indiciados más en Salud y seis particulares están detenidos. ¿Será liberado Tenorio, bajo fianza? Es posible. El saqueo en el sector salud es un delito de lesa humanidad. Lo grave es que el sistema sigue colapsado y podrido. Arrastra hoy mismo, vicios similares.

 

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

 — Mientras los nuevos fiscales: Anticorrupción, Jorge Emilio Iruegas y de delitos electorales, Esther Araceli Pinelo López, y sus fiscalías no tengan autonomía política y económica, para documentar y proceder en contra de quienes transgredan la ley, serán sólo refugio de recomendados.

Consulte nuestra página: www.oaxpress.info y www.facebook.com/oaxpress.oficial

 

Entradas relacionadas

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *