Federalización en Salud: ¿La salvación?

DE PARADOJAS Y UTOPÍAS

RAÚL NATHÁN PÉREZ

1.- SSO, una cloaca

El Sector Salud oaxaqueño hizo crisis en el gobierno de Gabino Cué. El saqueo fue impresionante, particularmente en el período de Germán Tenorio. Los señalamientos y acusaciones salpicaron a Salvador Monroy primero y, posteriormente a Rogelio Hernández Cazares, titulares del Seguro Popular. A éste último, sus amigos Cué y Jorge Castillo, le permitieron bailar en dos pistas, totalmente disímbolas: al frente del Sistema Nacional de Protección en Salud Social en Oaxaca y en el manejo discrecional del Monte de Piedad. Ambas pistas eran verdaderos veneros de recursos frescos. Tenorio palidecía cada vez que el regio manoteaba: manejaba la mayor parte de recursos destinados al Sector Salud, mientras que el hoy procesado sólo tenía morralla, aunque millonaria. Dicho infierno lo padeció Héctor González Hernández, “encargado del despacho de los SSO”, a quien le dejaron la ingrata misión de tapar hoyos y sepultar la cloaca que habían dejado. Funcionario probo y sin estigmas de corrupción cerró el ciclo, cuando ya la podredumbre institucional había contaminado todo el sector.

2.- La quiebra técnica

Al desfondado erario que le dejaron, Alejandro Murat tuvo que recoger aún, el lastre de deudas, burocratización, vicios y miles de empleados contratados sin el techo presupuestal correspondiente en los SSO. Recibió pues, un sistema de salud colapsado, que ha caminado por inercia en medio de vicios, corrupción, desabasto de medicinas, hospitales a medias y sindicatos voraces, émulos del Cártel 22 e imitadores de sus aberrantes métodos de chantaje. La Sección 35 del SNTSA, que dirige Mario Félix Pacheco y adláteres, no han sido ajenos a este panorama de pudrición institucional. La danza de titulares en la dependencia: Gabriela Velásquez, Celestino Alonso, Juan Díaz Pimentel y Donato Casas, ha sido un intento vano de reactivar esta entelequia. En el Seguro Popular, el remedio resultó peor que la enfermedad. El estigma de funcionarios que venían del gobierno corrupto de Javier Duarte, no permitió enderezar el barco. La dependencia pues, hizo agua desde hace mucho. Lo reconoció Casas Escamilla, titular designado como tal fuera de reflectores, en su pasada comparecencia. Se requieren más de 4 mil millones de pesos para darle una bocanada de aire fresco al citado sector.

3.- Federalización, ¿la solución?

Si bien es cierto que la federalización representa un retroceso, habida cuenta de que caemos de nuevo en pernicioso centralismo, parece ser la tabla de salvación para el gobierno de Murat Hinojosa. Sólo en el pago de salarios el déficit sigue creciendo día a día. Las prebendas y prestaciones a trabajadores sindicalizados, forman parte de la cadena de inercias que hay que abrogar. A ello hay que agregar que aún en la indigencia, los vicios y las corruptelas siguen lacerando a un sector que ha dejado de cumplir con su responsabilidad. En la firma del acuerdo con los gobernadores de los ocho estados, cuyos servicios de salud habrán de descentralizarse, AMLO expuso la situación crítica de los mismos. Una tarea nada fácil. Volver como al principio para paliar un camino sin retorno. En Oaxaca, como se han visto las cosas, el Sector Salud no tiene salida más que el salvavidas que le está aventando la Federación, antes de naufragar.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

— La rechifla y la agresión verbal al gobernador Alejandro Murat, durante la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador, el pasado viernes, exhibe los vacíos existentes al interior del propio equipo gubernamental. ¿En dónde estaban los flamantes operadores políticos, que le dejaron “la plaza” a los chairos fanáticos, promotores del encono y el odio? El acto en el Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca, fue un ejemplo de desorganización. Dejaron solo a Murat. Pese a la nueva política instrumentada por el gobierno de la Cuarta Transformación y la apertura indiscriminada de AMLO, hay protocolos que deben prevalecer en los estados soberanos como Oaxaca.

— Mi amigo Víctor Alonso Altamirano, está postrado, aquejado por una grave enfermedad. Hago votos por su pronta recuperación.

— Mis mejores deseos para lectores y amigos. Que esta Navidad haya paz, tranquilidad, salud y bienestar familiar y que el Año Nuevo 2019, llegue provisto de esperanzas y buenas expectativas. Nos leemos el 6 de enero.

Consulte nuestra página:
www.oaxpress.info
www.facebook.com/oaxpress.oficial
Twitter: @nathanoax

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *