Entre pactos y proyectos

DE PARADOJAS Y UTOPÍAS

RAÚL NATHÁN PÉREZ

1).- Política con suerte

A casi la mitad de su administración, la suerte le sonríe al gobernador Alejandro Murat. Oaxaca se ubica en el eje de las prioridades del gobierno federal. Pero también de los barones del dinero. El “Pacto Oaxaca”, suscrito aquí, en el marco de la reunión de la Concamin, puede ser un detonador para abatir nuestro ancestral rezago, el atraso y la pobreza. Aunque no la panacea que cure todos nuestros males. Empero, todo proyecto, por ambicioso que sea, debe ser visto con mesura, cautela, con cierto escepticismo. No son tiempos de echar las campanas al vuelo; de panegíricos y quema-incienso. Decía W. Shakespeare que “los unicornios pueden ser vencidos con árboles, los osos con espejos, los elefantes con agujeros y los hombres con aduladores” (Tragedias, RBA Editores, Barcelona, 1994, p. 428). AMH está emplazado a sentar las bases de dicho “Pacto”, ante un pueblo oaxaqueño escéptico, que ha visto llegar y pulverizarse grandes proyectos. Ocurrencia sexenales o desvaríos de poder.

2).- Los demonios sueltos

Cuando el estigmatizado ex presidente Enrique Peña Nieto, creyó descubrir el hilo negro y las bondades de la posición estratégica del Istmo de Tehuantepec, con las Zonas Económica Especiales (ZEE), fuimos escépticos. ¿Algo digno de rescatar? Nada, en absoluto. Ni huella dejó la ZEE de Salina Cruz. Proyecto sexenal fallido. Igual que el gasoducto Salina Cruz-Jaltipan o la reconfiguración de la Refinería “Antonio Dovalí Jaime”. En su lugar reapareció el Proyecto Transístmico, que ha tenido en los últimos cuarenta años, al menos cinco o seis nombres. Puente Multimodal Transístmico, Canal Interoceánico, Ferrocarril Interoceánico, Proyecto Alfa-Omega y otros. Pero apenas lo anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador y se soltaron los demonios. La famosa consulta fue un fracaso. Reaparecieron los defensores de la identidad y el territorio indígenas. Hasta ferrocarrileros jubilados –obvio, manipulados por vivales- bloquearon las vías férreas. ¡Porque no los consultaron!    

3).- Nuevo/viejo proyecto

E. Krauze y F. Zerón escribieron: “El viaje más importante que realizaría don Porfirio, fue en 1907, a la región del Istmo, para inaugurar las grandes obras de saneamiento y modernización de los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos, así como la reconstrucción del ferrocarril de Tehuantepec, que unía al Golfo de México con el Océano Pacífico. La obra fue llevada a cabo por la firma inglesa favorita del régimen: S. Pearson & Son. Su dueño, Weetman Pearson –Lord Cowdray-…” (Porfirio en Oaxaca, Clío, México, 1993, pp.42-43).  Desde hace 112 años de su reconstrucción, ahí prevalecen las viejas vías, sobre las que se montará el nuevo proyecto. Con una salvedad: no existía tanto hampón de la lucha social, dispuesto a descarrilar cualquier proyecto de desarrollo, si el gobierno no accede a dejarse extorsionar. Éste será otro de los retos del gobierno de Murat Hinojosa para el éxito del citado proyecto.

4).- Compromiso nada fácil

El reto del ejecutivo pues, no será fácil. No es pues –insistimos- sólo de quemar incienso y hacer panegíricos. Oaxaca arrastra resabios graves de inseguridad y gobernabilidad. La presencia indiscutible de la delincuencia organizada podría hacer abortar cualquier proyecto de inversión. Las ejecuciones van en ascenso. Hay un factor que no puede ser soslayado: un Cártel 22 que se asume empoderado y que todo proyecto de desarrollo –hasta el crecimiento económico- lo considera un agravio. Es más, lo tienen contemplado en su Plan para la Transformación de la Educación en Oaxaca (PTEO). Fanatismo puro. Ideología versus academia. La revolución socialista pero al revés. Y un addendum: más de 350 organizaciones sociales que perviven del chantaje y la extorsión. Por si ello no fuera suficiente, un régimen de propiedad de la tierra comunal, que choca de frente con cualesquier intento de desarrollo sustentable. A AMH sólo le quedan tres años. Ni el tiempo necesario siquiera para ver concluido el viejo sueño de las carreteras a la Costa y al Istmo.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

— Aunque de dientes para afuera reconoce la rectoría del Estado en la educación, se salió con la suya el ayotzinapo, Eloy López Hernández, inaugurando el jueves su “calendario alternativo”. Está tan cebado el Cártel 22 en el chantaje y la extorsión, que banderas no le harán falta para seguir jodiendo a los oaxaqueños.

Consulte nuestra página: www.oaxpress.info y www.facebook.com/oaxpress.oficial Twitter: @nathanoax

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *