El mito de la entidad segura

POLÍTICA DE SUMA CERO

En menos de 24 horas este fin de semana hubo por lo menos siete personas ejecutadas: 3 en la zona triqui de Juxtlahuaca, incluyendo a una mujer; tres sujetos en Jalapa de Díaz, en la Cuenca del Papaloapan y un joven oficial de la Policía Federal en San Pedro Tapanatepec. No obstante esta realidad, en el discurso oficial se insiste en que Oaxaca es una entidad segura y los jefes policiales, encabezados por el titular de la Secretaría de Seguridad Publica, JOSÉ RAYMUNDO TUÑÓN JÁUREGUI, se siguen regodeando en ese mito.

Trascendió que el sábado pasado, el aludido Capitán de Fragata viajó –vía helicóptero, falta más- a Tuxtepec. La bienvenida que los grupos delictivos le tenían guardada se dio: los tres ejecutados. Desde hace al menos dos meses trascendió en redes sociales la renuncia de TUÑÓN JÁUREGUI. No se ha dado. Se comenta que el gobernador ALEJANDRO MURAT no tiene un sustituto en quien pueda confiar. Aunque se manejó que podría ser el actual titular de la Coordinación Estatal de Protección Civil (CEPCO), HELIODORO DÍAZ ESCÁRRAGA, todo apunta a que el ejecutivo estatal no lo considera para el cargo.

El caso es que tal parece que tendremos que seguir con el mismo, no obstante los pésimos resultados que la ceguera gubernamental se niega a admitir. La semana anterior se dio un hecho inédito en la capital: un comando armado baleó las instalaciones de un centro de rehabilitación en la agencia municipal de Candiani. Hasta una granada arrojaron. Previamente, algunos compañeros escurrieron la noticia de que el Jefe de la VIII Zona Militar, ALFONSO DUARTE MÚJICA, había materialmente obstaculizado la entrada de TUÑÓN a una reunión de seguridad. No es la primera vez –dicen- que le ponen tache.

Con todo lo anterior y con el mapa criminal que se vive actualmente en Oaxaca, el gran acertijo es: ¿por qué se le sigue manteniendo en el cargo? ¿Qué intereses están detrás de su permanencia en un puesto tan delicado y complejo? La inseguridad tiene repercusiones en las inversiones que tanto promueve el gobernador MURAT HINOJOSA, pero tal parece que la tríada de marinos que maneja dicho rubro lo tienen atado a sus mentiras y verdades a medias. El gobernador ya no sale del esquema de que somos un estado seguro y que no pasa nada, aunque la sociedad perciba una realidad diferente y más cruda de la que se la pintan a él. Cuestión de enfoques o de estar fuera de la barrera o dentro de ella. (JPA)

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *