El comentario de hoy, jueves 27 de diciembre 2018

La semana pasada, el ejecutivo estatal estuvo presente en el arribo del vuelo inaugural Dallas-Oaxaca, de American Airlines. Se dice que dicha empresa habrá de operar un vuelo diario de lunes a domingo, con un equipo aéreo con capacidad para 78 pasajeros. Oaxaca pues ha incrementado considerablemente su conectividad aérea. Más vuelos, más oportunidades del turismo nacional y extranjero para viajar.

Una cantidad considerable de visitantes, sobre todo de otros países, llega a la entidad vía aérea. En estos dos años de la actual administración, se han incrementado asimismo los vuelos a nuestros destinos de playa, Huatulco y Puerto Escondido. La Secretaría de Turismo, particularmente, le ha puesto empeño a esto. Nuestro estado tiene el privilegio de contar con cuatro aeropuertos para recibir vuelos comerciales del país y el extranjero. En ese sentido somos privilegiados.

Sin embargo, habrá que instrumentar una política gubernamental para el tema de las tarifas. Es impresionante el costo tan elevado del viaje por avión. Se entiende que en temporada vacacional se incrementen las tarifas. Las empresas se siguen guiando por la política de la oferta y la demanda. Lo extraño es que aún en temporadas bajas, las tarifas siguen siendo abusivas. Hace al menos un mes el Aeropuerto de la Ciudad de México fue cerrado por mal tiempo. Las demoras y las cancelaciones fueron un agravio.

Un vuelo puede ser cancelado o demorado sin que el pasajero o virtual viajero tenga la mínima defensa tanto para el reembolso de su boleto como para protestar por dicha medida. Para todo hacemos protesta, pero ante los abusos de las líneas comerciales, guardamos silencio. Ahí todos estamos en una total indefensión. Los derechos del viajero son conculcados sin recato alguno. Ante ello somos ciudadanos de tercera o de cuarta.

Ahora que sigue latente el tema del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México; de la construcción del de Santa Lucía y toda esa faramalla, bien haría nuestra Legislatura Federal en revisar a fondo esta situación y, en su caso, aprobar iniciativas para acotar los abusos; los altísimos costos y los atropellos a los derechos del viajero. Porque los abusos están a la orden del día, sin que quienes usan la opción aérea tengan derecho a defenderse y siempre llevan las de perder. (JPA)

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *