El Cártel-22, el terrorismo urbano

 

Hay una especie de sadomasoquismo entre el magisterio: sus grupos radicales y enfermos se han blindado para los miles de recordatorios maternos que reciben cada que abusan y atropellan los derechos ciudadanos. Los bloqueos de ayer, o los de la semana pasada, por ejemplo. No hay calificativo que defina mejor a la dirigencia del Cártel-22, que encabezada por ELOY LÓPEZ HERNÁNDEZ –a quien dice no le importa el escarnio social- y “El Pozolero Mayor”, GENARO LÓPEZ HERNÁNDEZ, que el de mediocres, demagogos y convenencieros. El primero “ya está en el redil oficial”, pero tiene que enmascararse frente a sus compañeros. GENARO no necesita maquillaje: es un burdo títere del ex gobernador ULISES RUIZ y del actual Subsecretario de Desarrollo Social y Humano de la SEDESOL: EVIEL PÉREZ MAGAÑA.

Al final del día, aunque fingen ser adversarios al interior del Comité Ejecutivo Seccional (CES), en el fondo son uno y el mismo. Han abrevado del absurdo método del bloqueo; de la ambición de golpear con la izquierda y meterse los millones que, seguramente aún no le entrega el gobierno de ALEJANDRO MURAT, y finalmente, están refriteando los mismos vicios que sus antecesores en el cargo: el fanatismo –o más bien el infantilismo de izquierda-, el mismo rollo trillado de la Reforma Educativa, la soterrada oposición a la evaluación y mantener su nicho de confort que es su plaza docente. Todos son revolucionarios, porque cualquiera lo es con la quincena segura.

Sin embargo, los desfiguros y atropellos ciudadanos durante La Guelaguetza, los pintaron de cuerpo entero ante la ciudadanía oaxaqueña y los visitantes que llegaron del país o el extranjero, en una opinión coincidente. Oaxaca es un estado maravilloso que arrastra un mal endémico, que hay que curar o acabar con él: un magisterio fanático, pernicioso e irresponsable. La sociedad civil –como ya hemos dicho- está indignada. Con certeza éste será el último año que el Cártel-22 pretenda hacer suya, amagar, amenazar e intimidar, en la fiesta de los oaxaqueños. La unidad de la sociedad civil es la que pondrá a ELOY LÓPEZ HERNÁNDEZ, a GENARO HERNÁNDEZ MORALES y secuaces, como YAIR ANTONIO CHENG, IRÁN SANTIAGO MANUEL y otros “Pozoleros” más, en su lugar.

Y tenemos la certeza de que no será el Estado, para evitar que una vez más al gobierno se le carguen las responsabilidades. La sociedad civil ha perdido el miedo. Cada bloqueo, cada abuso, cada suspensión de clases, tendrán una respuesta enérgica y, de ser el caso, hasta violenta. (JPA)

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *