Benítez Tiburcio: Información y negocios

adan-tapia-penaPresidentes municipales a punto de concluir sus funciones y presidentes municipales electos, se quejan del acoso que han padecido de los promotores de una empresa denominada: Servicios de Inteligencia en Finanzas, Empresarial y Gubernamental, S.C. (SIFEG), cuyo socio principal, se dice, es un abogado fiscalista, catedrático de la Facultad de Derecho de la UABJO, ADÁN TAPIA PEÑA, pero cuyo verdadero patrón –también se dice- es el flamante Subsecretario de Planeación de la Secretaría de Finanzas del gobierno del estado, ALBERTO BENÍTEZ TIBURCIO.

La empresa citada tiene a varios ediles ya amarrados. Les llega con al argumento de que puede “bajarle” recursos del gobierno federal, pero se refieren a los que ya están etiquetados como “ajustes cuatrimestrales” que dispone la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHyCP). Dichos recursos están contemplados en la Ley de Coordinación Fiscal, en el artículo 7, relativo al Fondo General de Participaciones, es decir, no es algo que esté al arbitrio de la gestión o la operación de despachos fiscales o asesores de “buena fe”.

El asunto es que dichos ajustes cuatrimestrales llegan a la Secretaría de Finanzas, en donde se sabe el monto. El despacho de TAPIA PEÑA, un potentado de ésos tipo SERGIO CASTRO, que de la noche a la mañana han enloquecido con el dinero, trabajan en consonancia con BENÍTEZ TIBURCIO, que sí tiene acceso a dicha información y les tratan de vender a los ediles la idea de que ellos pueden “bajarle” recursos por determinada cantidad, es decir, el doble de lo que por ley les ha sido autorizado, a cambio de un módico 30 por ciento. A dicha acción se le conoce como vil tráfico de influencias, dada la información que maneja el Subsecretario BENÍTEZ TIBURCIO, que es, ciertamente, privilegiada y confidencial.

El acoso con los ediles electos, hoy en día, se da en esos términos, pero además, el despacho SIFEG y sus filiales, suscriben convenios para que los ayuntamientos de la atomizada nomenclatura oaxaqueña, estén con ellos en la facturación, pago de nómina, ministración de recursos y pago de impuestos. No se trata de un señalamiento simple. El abogado fiscalista ADÁN TAPIA, presume sus vehículos de lujo, Mercedes Benz y Ferrari, así como sus proyectos de desarrollo en Huatulco, gracias a la extorsión y abierta complicidad con quien tiene acceso a dicha información, para pasar a la báscula a los presidentes municipales electos y algunas víctimas que ya tuvieron en el trienio que termina en diciembre. (JPA)

alberto-benitez-tiburcio

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *