Para un análisis del conflicto de la S22 y el gobierno de Alejandro Murat

Por Samael HERNÁNDEZ RUÍZ

El presente texto, es parte de un ensayo que el autor prepara para la Revista Movimientos, de la Red Mexicana para el estudio de los Movimientos Sociales.

Para poder analizar las implicaciones de la actual conyuntura de conflicto entre la Sección 22 del SNTE y el gobierno del estado de Oaxaca, se hace necesario formular un esquema evolutivo de la S22 con un hilo conductor que permita establecer el sentido de sus cambios y su impacto en la situación que analizamos.

El hilo conductor que utilizaremos será la hipótesis de la dualidad (organización/sistema de conflicto) de la Sección 22 del SNTE que hemos expuesto en otros textos.

Período I. Insurgencia de los trabajadores de la educación de Oaxaca. 1980-1982.

Este período se caracteriza por la insubordinación de los trabajadores de la educación, primero contra su dirigencia seccional y después contra su dirigencia nacional. El foco de atención inicial fueron las demandas salariales y de mejora de las condiciones de vida y de trabajo de los docentes y personal administrativo. Al interior de la Sección 22, comienzan a emerger formas alternativas de organización dentro del sindicato, las dos principales la asamblea estatal y los comités de lucha operan desde mayo de 1980; se constituye la primera dirección sindical democrática e inician las protestas para exigir su reconocimiento ante el SNTE. Se formulan los 19 principios rectores del MDTEO.

Período II. 1982-1989. Resistencia y configuración del sistema dual S22/MDTEO.

En el foco de atención de la Sección 22 adquieren preponderancia la lucha por el reconocimiento de su dirigencia sindical y la resistencia contra Vanguardia Revolucionaria del SNTE. El SNTE autoriza la convocatoria al congreso extraordinario para elegir a la dirigencia seccional de la S22 (1982); el movimiento magisterial se prepara para combatir en el terreno de Vanguardia Revolucionaria por excelencia: las elecciones sindicales. Surge la estructura del MDTEO que se constituirá como estructura organizativa meta estatutaria y operará como un recurso formidable para la resistencia del movimiento. Con el recrudecimiento de la lucha contra Vanguardia Revolucionaria, comienza a destacar el discurso de los grupos de izquierda en el movimiento. Se realiza el segundo pre congreso extraordinario en 1986, pero el secretario general electo es desconocido por el SNTE, hay una crisis en el movimiento que es superada prolongando la gestión de Pedro Martínez Noriega y eligiendo a otro secretario general, Aristarco Aquino Solís, cuyo comité ejecutivo es reconocido hasta 1989, después de haber caído Carlos Joguitud Barrios (Vanguardia Revolucionaria) y asumido la dirigencia del SNTE, Elba Esther Gordillo Morales.

Período III. 1989-1992. Consolidación del MDTEO.

El foco de atención del movimiento se centra en el escalamiento nacional de la lucha por la democratización del SNTE. Se fortalece la presencia nacional de la CNTE con el triunfo de la fracción democrática de la Sección 9 en el Distrito Federal. Se observa un discurso triunfalista en los grupos de izquierda que llaman a la movilización permanente para hostigar al régimen priísta. La movilización nacional de 1991 es evaluada como una derrota, los maestros sufren descuentos salariales. Comienza la reforma que tendrá como marco político el Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica (ANMEB) y que finalmente se firmará por el presidente Carlos Salinas de Gortari, el SNTE y los gobiernos de los estados en 1992.

Período IV. 1992-1998. Luchas políticas internas y descomposición del MDTEO.

La derrota de 1991, fue seguida del anuncio de la reforma educativa de Carlos Salinas de Gortari que descentraliza la administración del sistema educativo nacional. Las pugnas al interior del S22/MDTEO se intensifican buscando responsables del fracaso. El gobierno del estado pacta con la S22 los términos de la instrumentación de la reforma educativa en octubre de 1992. El foco de atención del movimiento se centra en ocupar los espacios del recién creado Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), los grupos al interior del sindicato buscan controlar los nuevos espacios conquistados. Inicia la colonización del IEEPO. La colonización de facto del IEEPO, adquiere legitimidad con la nueva ley estatal de educación (1995), que fue un proyecto común entre el gobierno del estado de Oaxaca y la Sección 22 del SNTE. Se expresa una doble actitud por parte de las expresiones internas de la S22: un discurso radical y una actitud pragmática para hacerse de posiciones administrativas o recursos de origen público. Presencia importante de militantes de la izquierda radical en el comité ejecutivo seccional (1992-1995). Comienza a focalizarse el tema de la educación alternativa, surge el CEDES22. Durante el período 1995-1998, la política de la dirigencia fue más conciliadora. Se supera en los hechos el rechazo al programa Carrera Magisterial. Por el nivel de descomposición que empieza a observarse en la dirigencia, se aprueba el principio rector 20 (1995) y los catorce principios para una gestoría honesta y democrática.

Período V. 1998-2001. La etapa de reinserción de la S22/MDTEO en el escenario nacional.

El movimiento magisterial se propone su reinserción en el escenario de lucha nacional, contribuyendo con la estrategia de superar los “topes salariales” impuestos por la política laboral del régimen aún del PRI. Dicha estrategia se apoya en el mecanismo denominado de doble negociación y en la también doble presión a nivel nacional y estatal. Al interior del movimiento, y debido al nivel de corrupción en su interior, al nombramiento de Humberto Alcalá Betanzos como secretario general (1998-2001) se le quiere imponer, por primera vez en la historia del movimiento, una comisión negociadora ampliada, que no es aceptada. Comienza a observarse una mayor autonomía de los llamados niveles educativos, es decir, las representaciones sindicales de cada uno de los niveles y modalidades del servicio educativo.

Período VI. 2001-2005. El cambio de estrategia nacional y la autonomización de los niveles educativos.

Al agotarse el recurso de los incrementos salariales por medio de los llamados “días de productividad”, comienza a tomar peso la demanda de rezonificación de la zona II a la zona III de vida cara, que opera como una estrategia para fortalecer la presencia de la S22 en la lucha nacional. Se reduce la presencia de los cuadros radicales al interior de la dirigencia seccional. Se profundiza la corrupción y las acciones clientelas en el MDTEO, comienzan a operar los niveles educativos y las delegaciones sindicales de manera autónoma de la asamblea estatal en relación con los procesos administrativos. Empieza a darse la ruptura al interior de los bloques políticos del poder sindical.

Período VII. 2006-2010. La crisis del modelo de colonización del IEEPO y el equilibrio.

El nivel de corrupción en la dirigencia de la Sección 22 y el desatado clientelismo en el seno del movimiento magisterial, obligaron al MDTEO a focalizar el necesario distanciamiento con el gobierno del estado y el federal. La expresión de ese distanciamiento, se da en la revuelta del 2006 contra el gobierno de Ulises Ruiz Ortiz y posteriormente en el rechazo a la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE) firmada entre el entonces presidente Felipe Calderón y Elba Esther Gordillo. El espacio de control de IEEPO resulta ya insuficiente para los grupos en pugna dentro de la Sección 22; comienza a perfilarse un control mayor sobre el sistema educativo, un control que llegue a las escuelas y a los gobiernos locales. Se formula la versión incipiente del Plan para la Transformación de la Educación en Oaxaca (PTEO).

Período VIII. 2010-2014. Más allá de la colonización: hacia el control del sistema educativo. La ley PTEO.

Con la llegada al poder de Gabino Cué Monteagudo, se abre una oportunidad al MDTEO para tomar el control total del IEEPO (2008-2012), que mostrará el límite de la colonización de la administración, que incrementará su déficit presupuestal a 7 mil 500 millones de pesos. La ACE de Elba Esther Gordillo, que había servido como modelo para formular la propuesta “anti-hegemónica” del PTEO, cambiará de referente con la reforma educativa del presidente Enrique Peña Nieto, que asume la formalidad legal con una reforma constitucional y sus leyes reglamentarias. La transmutación de la propuesta “contra-hegemónica” requirió que el PTEO fuera transformado en un proyecto de ley que le garantizaba al movimiento magisterial superar los límites de la colonización del IEEPO para avanzar hacia el control de todo el sistema educativo estatal de educación básica y media superior. A partir de 2013 se radicaliza la movilización del MDTEO y el movimiento focaliza: la estabilidad en el empleo de los trabajadores de la educación, el cese a la represión contra sus militantes y mantiene como objetivo estratégico el control del sistema educativo local, mediante la ruptura del flujo de información de las escuelas al IEEPO y del flujo de las decisiones normativas del IEEPO hacia las escuelas. Comienza a observarse cierta autonomía de los representantes sectoriales (37 sectores) y una relativa disminución de la presencia de los niveles educativos y de la Comisión Política.

Siguiendo con la hipótesis de la composición dual de la organización sindical S22/MDTEO, ¿qué es posible inferir acerca de la posible evolución del movimiento magisterial y cuáles podrían ser sus consecuencias para la educación de los niños, para el propio movimiento y para la gobernabilidad en el estado de Oaxaca?

 

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *