AMLO, S-22 y Morena en el Congreso juegan a los espejos para cancelar la reforma educativa

Al Margen

Adrián Ortiz Romero Cuevas

Jueves 20 de septiembre de 2018.

Pareciera que se contradicen, aunque en realidad trabajan en acuerdo. Por un lado, los representantes de la Sección 22 del SNTE en el Congreso federal, ahora diputados federales por Morena, han mandado mensajes contundentes de cancelar por completo la reforma educativa, y por el otro Andrés Manuel López Obrador ha intentado ser moderado, diciendo que de la reforma actual no quedará nada pero que se establecerán nuevas reglas, y exigiendo al magisterio nacional que se haga efectivo el calendario escolar. Aunque las posiciones parecen discordantes, en realidad esto es más un juego de buenos y malos para terminar llegando al mismo puerto: la eliminación de la reforma actual, con la incertidumbre que esto genera.

En efecto, el Presidente Electo había intentado evitar la mención relacionada con la cancelación de la reforma educativa, hasta hace pocos días cuando dijo: “Voy a cumplir el compromiso de cancelar, derogar, la mal llamada reforma educativa. Pero también, con todo respeto (…) también les digo: todo esto va a significar una verdadera reforma educativa porque ya no va a haber persecuciones y no va a degradarse a los maestros, sino se les va a dar su sitio; también implica actuar en consecuencia, de manera responsable (…) que los maestros den clase. Que no haya semanas de martes a jueves; semanas completas. Ese es el compromiso, eso es lo que les pido”.

Antes ya había mandado a sus diputados federales de Morena a que comenzaran a “apretar” el camino hacia la cancelación de la reforma educativa. El 11 de septiembre, al grito de “¡Va a caer, va a caer… la Reforma Educativa va a caer!”, Morena utilizó su mayoría en el pleno de la Cámara de Diputados para aprobar el exhorto a la SEP para frenar la evaluación docente de manera inmediata. El acuerdo fue aprobado para abordarse con urgente y obvia resolución.

Durante el debate algunos legisladores se manifestaron en contra del documento que también se dirige a la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente, al Instituto Nacional para la Evaluación Educativa (INEE) y a las autoridades educativas de todas las entidades federativas. Cuando diputados del PRI y el PAN votaron en contra de aprobar el punto de acuerdo, fueron abucheados por diputados de la coalición “Juntos Haremos Historia”, que integran Morena, el PT y Encuentro Social.

Dicho Punto de Acuerdo, fue en realidad presentado ante el pleno por el diputado de Morena Irán Santiago Manuel, quien es un ex integrante del Comité Ejecutivo de la Sección 22 del magisterio en Oaxaca, y que llegó al Congreso impulsado por la alianza fáctica entre Morena y el movimiento magisterial oaxaqueño. La respuesta de la SEP, a dicho acuerdo, fue simple: mientras sea un mandato constitucional, ellos están obligados a continuar aplicando la legislación actual, pues de lo contrario estarían incumpliendo el deber constitucional de cumplir y hacer cumplir la ley, lo cual es una de las obligaciones esenciales del Poder Ejecutivo.

En esa lógica, aunque parece que no tenía ninguna utilidad práctica la presentación y aprobación por los diputados, de dicho Punto de Acuerdo —más allá de la demostración de fuerza por parte de la mayoría legislativa de Morena—, en realidad parece que lo que está en el fondo es la continuación del doble juego característico del magisterio oaxaqueño, para incidir en la discusión de ciertos temas desde frentes diversos y salvando —en apariencia— sus posiciones.

 

DOBLE JUEGO

Andrés Manuel López Obrador parece estar tratando de evadir el hecho de ser él quien anuncie el fin de la reforma educativa, porque sabe que el trabajo sucio lo pueden y deben hacer otros. Él no es legislador, sino que será Presidente, y sabe que en algún momento tendrá que exigirle a quienes ahora son sus aliados. Por eso ha evadido el tema, y sólo lo ha abordado cuando le resulta inevitable. Sin embargo, para eso tiene a sus aliados, y a ellos los está mandando a ayudarle a cumplir lo que él prometió.

La 22 ha jugado ese doble juego en diversos temas, y basta con mirar al pasado reciente para corroborarlo. Durante la campaña presidencial, por ejemplo, el magisterio oaxaqueño jugó doble evitando, por un lado, que el Comité Ejecutivo se inmiscuyera en actividades proselitistas (cuestión que, dicen, tienen prohibida como dirigencia magisterial), pero sí lo hicieron con total apertura a través de la asamblea estatal y del movimiento magisterial, como entes políticos, desde donde incluso impulsaron como candidatos a diputaciones federales a algunos de los que hoy están haciendo la labor de zapa en los cimientos de la reforma educativa.

Así lo apuntamos en otro momento: “Por un lado, la Asamblea estatal y el movimiento magisterial sí simpatizan con Andrés Manuel López Obrador. Por eso han dado cobertura a sus mítines políticos en Oaxaca y por eso le profesan abierto respaldo como movimiento. En contraposición, a la dirigencia seccional la han obligado a mantenerse marginada de cualquier acción de índole electoral, y por eso sus movimientos con fines electorales —el paro indefinido de labores, por ejemplo— se han enmascarado de acciones para forzar el cumplimiento de un pliego petitorio presentado ante las autoridades estatales y federales.

“Otra expresión de ese doble juego, radica en el hecho de que como movimiento magisterial —como Coordinadora, o simplemente como “el magisterio democrático oaxaqueño”— sí apuestan de manera abierta al triunfo no sólo de Andrés Manuel López Obrador, sino de los candidatos a diputados federales y senadores de Morena, porque ello facilitaría la discusión de ciertos proyectos políticos y legislativos que ellos están impulsando.

“Sólo que en el espejo, ellos han obligado a la sección 22 a mantenerse marginada de cualquier forma de participación electoral, aún cuando varios dirigentes —activos y del pasado— están participando como candidatos, por una razón que forma parte de otra expresión de ese mismo juego de espejos. En ello están, entre otros, Azael Santiago Chepi, Ezequiel Rosales Carreño, Irán Santiago Manuel, e incluso una hermana del actual dirigente, Eloy López Hernández. Todos, con ligas políticas de fondo no con la Asamblea Estatal sino con el Comité Ejecutivo Seccional en Oaxaca.” (Al Margen 05.06.2018).

 

ACUERDO COMÚN

Hoy están aplicando ese mismo juego doble: el Presidente está evitando meterse él en el tema, pero eso no significa ni que no esté de acuerdo con lo que están haciendo sus diputados federales, o que ellos estén actuando deliberadamente. Al final, esto es parte de un acuerdo perfectamente proyectado y consensado, para ponerle fin a la reforma educativa actual. Aunque aún ni ellos sepan cuál será el proyecto educativo que siga la nación para los próximos años.

http://columnaalmargen.mx

contenidoalmargen@gmail.com

@ortizromeroc

 

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *