A propósito del Proyecto Transístmico

DE PARADOJAS Y UTOPÍAS

RAÚL NATHÁN PÉREZ

1.- El quid de nuestra jodidez

Gobiernos van y gobiernos vienen y nos seguimos preguntando: ¿por qué seguimos jodidos? ¿Cuál es el quid de nuestra jodidez, si tenemos un gran potencial natural, cultural, histórico? ¿Si contamos con más de 600 kilómetros de litoral, vastos recursos forestales, mineros, potencial eólico, una biodiversidad única, riqueza étnica y cultural? ¿Por qué continuamos estancados con playas únicas, creación artística y artesanal excepcional, una gastronomía que es Patrimonio Intangible de la Humanidad, folklore, sitios, monumentos arqueológicos y una capital considerada por Travel & Leisure, como una de las más bellas del mundo? ¿Y con un sitio geopolítico mundial, como es el Istmo de Tehuantepec, con la cercanía de dos océanos: Pacífico y Atlántico? Supongo que investigadores universitarios, antropólogos, sociólogos, economistas, etc., se han de preguntar lo mismo. Oaxaqueños allende nuestras fronteras o en el interior del país vienen a la entidad y se jalan de los cabellos. Hay quienes rompen a llorar al ver esa eterna postal que es la capital. Salen un año o dos y vuelven para toparse con la misma y triste realidad.

2.- Patéticos y vende-patrias

Cada incremento anual en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), destinado a Oaxaca, es festinado como “presupuesto histórico”. Pero paradójicamente, seguimos igual. A mayor presupuesto más pobreza. No vemos la luz al final del túnel. Y el ambiente ha sido el caldo de cultivo para la llegada de arribistas, que pretenden enseñarnos el ABC de la moral pública. El amor por lo nuestro es cada vez una rara avis en la clase política. La pura conveniencia. Nuestro malinchismo es único. Si hubiera un sentimiento arraigado de pertenencia, de identidad, personas como Benjamín Robles Montoya, diputado federal por el PT, no fuera tal. Somos un estado único en donde a los fuereños los hacemos grandes. Patéticos y vende patrias. Y algunos gobernantes han caído en ese juego: privilegiar a fuereños en sus gabinetes y asesores. Recordemos a “Los Extraditables” con Heladio Ramírez; los “itamitas” con Diódoro Carrasco o “los amigos íntimos” con Gabino Cué. Los amigos, los compadres y los cuates por delante. Aunque sepan de Oaxaca, de su historia y de sus necesidades, pura madre. Las excepciones se cuentan con los dedos.

3.- Oaxaca, el botín

Se cumplen las tareas pues, sin convicción de pertenencia, sin amor al terruño ajeno, pero que les da de comer y bien. El erario público se ve como botín. Y el desprecio por el “oaxaco” a flor de piel. Como la chica que bautizó al traje de tehuana como “disfraz”. En la cúpula gubernamental no hay correctivos para los yerros: se les festina. Las balandronadas de los cercanos, aún más, de los íntimos, provocan hilaridad. El poder omnímodo personalizado. El poder que corrompe. Y cuando es absoluto corrompe absolutamente. En todo este entramado habrá que buscar el quid de nuestra jodidez. Falta de convicción para servir en una realidad que es ajena. La tendencia enfermiza a privilegiar lo foráneo. Expertos oaxaqueños en materia agraria, pesca, agricultura, artesanías y diversas ramas, han sido sencillamente desplazados. Lo peor, por quienes ni remota idea tienen ni en dónde están parados.

4.- La lealtad a prueba

En la actual administración, Alejandro Murat se ha inclinado en rodearse de sus amigos y ex colaboradores. Nada tiene de extraño. Lo es, que aquellos se regodeen en la comodidad y no respondan a la confianza de su amigo. En lugar de atender al compromiso con la ciudadanía, viven en una nube rosa de frivolidad. Y los hay que, no obstante el llamado del gobernador a conducirse con transparencia, están empecinados en sus prácticas corruptas. Aunque no hay peor forma de corrupción que la incapacidad, la inexperiencia y la negligencia en el servicio público. Seguimos jodidos pues, también por los malos servidores. Por los vicios sindicales, las prácticas amañadas, la política del chantaje y la presión. Por las inercias arraigadas en el imaginario colectivo, en donde la corresponsabilidad es una utopía y el paternalismo gubernamental la panacea para curar todos los males. Se anticipan tiempos difíciles, pero también de posibilidades, como es la reactivación del Corredor Transístmico. Ojalá que el equipo esté a la altura de las circunstancias y el nuevo entorno gubernamental.

BREVES DE LA GRILLA LOCAL:

— Mi reconocimiento a ésta mi casa editorial, EL IMPARCIAL. El Mejor diario de Oaxaca, que mañana cumple 67 años de servir a la sociedad oaxaqueña. Felicitaciones a la familia Fernández Pichardo: Benjamín, Mina, María de los Ángeles y María Esther, que con esfuerzo y dedicación mantienen vigente este importante medio de comunicación. ¡Enhorabuena!

Consulte nuestra página: www.oaxpress.info

Facebook www.facebook.com/oaxpress.oficial

Twitter: @nathanoax y @OaxPress

 

Share:

Responder

Tu correo electrónico no será publicado Required fields are marked *